EL 15 de febrero, Kacper Wierzchos y Theodore Pruyne, astrónomos del centro Catalina Sky Survey (proyecto financiado por la Nasa en el Laboratorio Lunar y Planetario, ubicado en Arizona, dedicado a rastrear y descubrir objetos cercanos a la Tierra) descubrieron este pequeño asteroide, pero ha sido el 27 de este mismo mes, el día en el que se han publicado las imágenes de lo que han considerado y llamado mini Luna 2020CD3, no sin antes haberse aSegurado de que este cuerpo no tenía ningún vínculo con algún objeto artificial conocido.

Tanto tiempo aquí y los seres humanos sin saberlo

Esta mini Luna tiene un diámetro de entre 1,9 y 3,5 metros, calificado como probable asteroide tipo C debido a su color oscuro y por lo tanto, alto contenido en carbón, parece que nos lleva acompañando ya unos tres años y ha sido un importante descubrimiento, pues según los expertos, es el segundo hallazgo de un asteroide que orbita la Tierra.

El primer puesto lo tiene el RH120, descubierto en 2006 también por astrónomos de este centro.

Los astrofísicos seguirán investigando y estudiando esta mini Luna con el fin de comprender mejor el origen, su trayectoria y una fecha más concreta de su aparición junto a nosotros. Ahora que somos conocedores de 2020CD3, prácticamente llega el momento de despedirnos de ella, ya que según los cálculos de los astrónomos, aproximadamente en abril esta mini Luna nos dirá adiós. Por ello, habrá sido un breve tiempo, pero un interesante entendimiento.

Una 'mini Luna' no es un astro muy corriente

Muchas personas se preguntan por qué el asteroide es conocido como una "mini Luna". Pues bien, la respuesta es bastante sencilla, digamos que un asteroide que viaja a sus anchas por el espacio, de repente es capturado por la gravedad de la Tierra, ya que esta pasa lo suficientemente cerca del objeto y es entonces cuando entra en una rara órbita alrededor del planeta, generada por las fuerzas gravitacionales de la Tierra, la Luna y el Sol (como si cada uno tirase con fuerza de una cuerda).

Después de un tiempo, es cuando otra fuerza gravitacional, hace que este asteroide regrese a la órbita del Sol. Muchas veces, este proceso lo único que hace es enviar el objeto a otra dirección o acercarlo a la Tierra sin impactar con ella.

A estos objetos, también se les denomina "objetos capturados temporalmente", son bastante raros y necesitan de una velocidad y trayectoria muy precisas para ser atraídos por la gravedad terrestre.

La mayoría de las veces son bastantes pequeños y por lo tanto indetectables, así que seguramente, en este universo en que tanto queda por descubrir, hayan objetos que no cesan de entrar y salir del sistema Tierra-Luna.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!