No hay duda que para mucho la emoción de jugar online actualmente se ha vuelto en una adicción, que está empezando a tener grandes repercusiones en la juventud de hoy en día. En el Reino Unido se presentó este problema con una niña de tan solo 9 años de edad. La niña se volvió tan adicta al videojuego de Fornite que no quiso ni siquiera ir al baño para hacer sus necesidades básicas. Al ver esta situación su padre intento detener el juego, pero la pequeña reaccionó violentamente golpeando a su padre. Hay que recordar que el juego de Fornite se ha descargado más de 40 millones de veces desde su lanzamiento en julio del año pasado, y no hay duda que ha sido todo un éxito.

La niña que se volvió adicta a Fornite

La niña jugaba secretamente el juego clásico de supervivencia, en donde hay que disparar al enemigo. Ella lo jugaba durante toda la noche, ni siquiera se levantaba para usar el inodoro, ya que no quería alejarse de la pantalla. La pequeña se encuentra en estos momentos en terapia para poder combatir su adicción, ya que ella jugaba más de 10 horas al día. Como ella solo jugaba en las noches, todo esto provocó que en muchas ocasiones se quedara dormida en la escuela, y empezara a obtener muy malas notas.

En una entrevista que se realizó a sus padres a principios del mes de junio, la madre de la niña mencionó que no tenían ni siquiera las más mínima idea de la naturaleza tan adictiva del videojuego, mucho menos del impacto mental que tenía sobre su pequeña hija.

La madre mencionó que todo comenzó cuando su esposo observó la luz encendida a altas horas de la noche y la encontró sentada sobre un cojín empapada de orina, su hija se encontraba tan enganchada que ni siquiera quería ir al baño. Los padres compraron la consola de Xbox en el mes de enero y ella descargó Fornite, ya que el juego se le hizo muy atractivo y fue patrocinado por diferentes celebridades.

Un comportamiento muy preocupante

Tuvieron que pasar dos meses después de que le regalaran su consola para comenzar a preocuparse, ya que su comportamiento estaba cambiando radicalmente. Sus preocupaciones se vieron reflejadas después de que ambos padres fueron citados por la directora de la escuela, y esta les empezara a comentar sobre sus bajas calificaciones, y las veces que se dormía en clase.

Todo este comportamiento se le hizo muy extraño a la directora debido a que la niña era una gran deportista y de repente ya no tenía energías.

Otro detalle que observaron sus papas de la niña es que su tarjeta de crédito tenía gastos de 50 libras al mes, y todos esos cargos eran pagos a la empresa de Microsoft. Sin lugar a dud,a hay que estar al pendiente de los juegos y quienes lo juegan, ya que la Organización Mundial de la Salud ha clasificado a los juegos como trastornos a la salud, y los expertos tienen miedo que muchos otros niños corran el mismo riesgo.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!