También conocida como enfermedad de Legg-Calves-Perthes, osteocondritis juvenil, coxa plana o necrosis aséptica de la cabeza y cuello del fémur, esta es una patología osteoarticular que afecta a nuestras mascotas caninas y también al ser humano.

Etiología probable

Se han descrito diversos orígenes en la patogénesis de la necrosis avascular de la cabeza y cuello femoral en perros. Los cambios hormonales típicos de la pubertad pudiesen estar vinculados con la presentación de la enfermedad.

Esta teoría se ve reforzada por el hecho de que el uso prolongado de fármacos esteorides juega un papel crucial en la incidencia de las lesiones en pacientes humanos.

Sin embargo, aun no se establecen a ciencia cierta las causas de esta enfermedad en caninos domésticos.

Aspectos clínicos y diagnóstico

Parece existir una importante predilección racial en Animales de razas miniaturas como el dobermann pinshcer y chihuahua, sin embargo, se han reportado casos de coxa plana en caninos de razas grandes como rottwailer.

En relación a la edad, se ha determinado que la enfermedad suele aparecer principalmente en animales jóvenes con edades entre los 3 y 12 meses de edad con predilección entre los 5 y 8 meses, sin diferencias según el sexo.

Inicialmente se observa claudicación del miembro afectado, la cual se va agravando con el pasar de los días; la cojera puede mejorar con el uso de analgésicos antiinflamatorios no esteroideos en las fases tempranas de la enfermedad, pero luego suele ser refractaria al uso de estas drogas.

En los casos crónicos, es frecuente observar atrofia muscular a nivel del muslo en el miembro afectado, debido a la falta de movilidad articular por el dolor; en algunos casos la patología puede presentarse de forma bilateral.

Al examen radiológico de la articulación coxofemoral, la evidencia de una pérdida de la densidad radiográfica de la cabeza y cuello del fémur, con aplanamiento de la cabeza femoral, que deriva en una incongruencia entre las superficies articulares, permiten confirmar el diagnóstico clínico.

Tratamiento

El uso de analgésicos y condroprotectores puede ofrecer resultados alentadores en las fases iniciales de la enfermedad; sin embargo, los efectos adversos de los analgésicos y la característica degenrativa de la patología, requieren de una intervención más agresiva.

El tratamiento de esta enfermedad osteo-articular degenerativa debe ser quirúrgico; la escisión de la cabeza y cuello del fémur con o sin la colocación de prótesis de cadera han dado excelentes resultados, aliviando por completo el dolor de la mascota.

Si bien, tras la escisión sin prótesis permanece cierto grado de claudicación tras la resolución quirúrgica, esta se debe al acortamiento del miembro afectado por efecto de la cirugía.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!