Pareciera que no puede pasar semana sin que "La Sexta Noche" dé tema del que hablar hasta la próxima emisión. Ya se sabe que la polémica es la especialidad de sus tertulianos y a la audiencia le encanta, a la vez que les indigna cuando sueltan la lengua de más. El escándalo del sábado pasado estuvo protagonizado, cómo no, por el infaltable Paco Marhuenda, que después de una acalorada discusión en el plató, perdió los papeles de manera definitiva.

Los presentadores de la emisión, Iñaki López y Andrea Ropero, esta vez sí se quedaron de piedra al escuchar al director de "La Razón", que llegó a su límite a causa de un tema que siempre hiere sensibilidades: el franquismo.

Anuncios
Anuncios

El interlocutor de sus acusaciones fue nada menos que Javier Sardá, otro habitual de La Sexta, que tampoco se quedó atrás en lo que a los gritos respecta. El ambiente comenzó a caldearse desde que los tertulianos se pusieron a comentar sobre las desafortunadas intervenciones de las que había sido objeto "El Intermedio", al hacer unas bromas fuera de lugar en torno al asunto de Franco.

"¡Yo en mi p*ta vida he sido franquista!", fue lo que clamaba Marhuenda, luego de enzarzarse en una discusión que se alejaba por mucho, del intercambio de opiniones habitual que se esperaría en una transmisión como "La Sexta Noche". Ante dicha actitud, Sardá simplemente optó por permanecer en silencio, mientras los otros colaboradores se miraban entre ellos, incómodos por la situación. Si es que ya se sabe que el franquismo es un tema muy delicado y tal parece que se va a poner de moda en la parrilla televisiva de España.

Anuncios

"Aquí te pueden insultar y no pasa nada", fue la frase lapidaria que soltó Marhuenda, luego de hacer el papelón frente a las cámaras y ante la vergüenza que sentía Sardá por volver a hablarle. Incluso el presentador se quedó sin palabras por un buen rato; inseguro de como abordar la conversación tras el exabrupto.

¿Y qué no dijeron las redes sociales tras contemplar este episodio? Lo cierto es que el deber de informar a la audiencia, se puede poner perfectamente en tela de juicio luego de ver lo fácil que es perder la perspectiva. Tal ha sido la crítica que muchos usuarios han hecho en torno a la emisión de La Sexta; que para ellos hace mucho dejó de abordar sus contenidos con seriedad. Los ratings del programa serán aceptables, pero servir polémica tras polémica semana con semana, es una actitud de lo más cuestionable. #Actualidad #periodismo #Televisión