Para iniciar la construcción de una vivienda lo primero es tener el proyecto [VIDEO] con los planos y los permisos necesarios. Después empieza la construcción. Es recomendable alquilar una oficina provisional para dirigir la obra.

Antes de hacer el replanteo

La primera etapa consiste en limpiar el terreno [VIDEO] y contratar un topógrafo para que haga un estudio donde indique el desnivel del terreno, es decir si hay que cortar o rellenar y compactar el terreno.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Esto es muy importante ya que la nivelación es lo que va a permitir que pueda arrancar la obra.

Conociendo los límites del terreno y siguiendo las recomendaciones del topógrafo se procede a nivelar toda la superficie.

A continuación el encargado de la obra debe replantear el terreno. Esto es como trasladar desde los planos de fundación o cimientos de la vivienda las coordenadas y líneas necesarias para que todo quede exacto y derecho.

El replanteo se hace con hilos y unas piezas mayoritariamente hechas a mano llamadas caballetes. Después de establecer una línea del plano en el terreno, a partir de allí se van colocando los hilos según las medidas que dice el plano.

Si el terreno está nivelado

Una vez replanteado todos los cimientos, incluyendo las vigas de fundación se procede a empezar las excavaciones necesarias. Si alguien se le ocurriera no hacer el replanteo, la vivienda no quedará derecha y la forma geométrica de la construcción sería irregular. Los ejes que se marcan con el replanteo servirán para toda la construcción.

Serán como las guías del proyecto. Muchos ingenieros al iniciar el replanteo establecen una coordenada 0,0, si el topógrafo no suministra este dato. A partir de esa coordenada se miden todas las longitudes que están en los planos del nivel 0.

Según el clima de la zona donde se va a construir, deben protegerse las excavaciones con algún método que establezca el encargado de la obra para que en caso de que llueva no se llenen nuevamente de tierra las zanjas y huecos que ya se excavaron. Si los planos lo indican, deberá replantarse también las tuberías de aguas y electricidad. En algunos proyectos estas instalaciones van colocadas internamente en la losa de fundación.

Por último se debe verificar el replanteo con respecto a los planos del proyecto. En las esquinas con la ayuda de algunas escuadras se debe verificar el ángulo recto. Igualmente se deben medir las longitudes de los ejes para asegurar que midan igual que en el plano de la casa. Si todo está bien, se puede continuar con la construcción.