Hace unas décadas no teníamos a la mano un registro cotidiano de nuestras actividades. Antes de que la tecnología llegará a nuestros hogares y trabajos, pocos recuerdan como era la vida “normal”, dentro y fuera de nuestro entorno.

La tecnología disruptiva nos ha alcanzado a todos, estamos incluidos en la misma marcha lenta – y a la vez presurosa – por consumir, todo lo que ofrece este tipo de avance, herramientas que nos hacen la jornada menos vacía.

Entre la poca gente que conozco – que no se ha dejado llevar – utilizan su dispositivo móvil como un simple instrumento de trabajo, y la verdad es de aplaudirse porque la “bestia” no les ha digerido por completo.

Desgraciadamente, este es un barco en el que forzosamente tienes que subir, no tienes chance alguna de poder decir no. Hasta resultaría extraño mencionar que no posees WhatsApp para comunicarte y ni que decir de Facebook. Pero finalmente los consumidores se han convertido, en productos, en simples objetos de la farándula tecnológica.

Selfies, estados e historias en las redes sociales, son una mera esfera que se destruye en menos de dos horas, los clics llueven y los likes dejan de caer ante la imagen, luego todo se apaga, vuelves a subir otra selfie y el show de la instantaneidad absurda vuelve a comenzar.

Fotos filtradas de tu celular a Internet

Muchos de nosotros compartimos todos los días, información, imágenes y uno que otro archivo de correspondencia triple X.

En la actualidad, nuestra privacidad no existe, o se defiende lastimosamente detrás de un velo semitransparente de políticas sin sentido. Recientemente se han filtrado fotografías personales en la red – muchos pensamos están seguras en nuestro teléfono celular – pero, para mala fortuna de todos los dueños de un dispositivo móvil, esto es riesgo que deben tomar a conciencia.

Cuando capturamos una imagen, con la cámara de nuestro móvil, esta queda guardada en la memoria del dispositivo y algunas de estas fotografías o capturas, pasan directamente al archivo de la nube automáticamente.

Entre los riesgos de que un hacker pueda acceder a tu información, está el fraude y la modalidad de suplantación de identidad. Ningún usuario piensa que lo que contiene su móvil, podría ser de alguna forma valioso. Cualquier documento hoy en día es importante, porque siempre hay un punto débil en la información, por más que esta pudiera parecer de poca importancia

Recomendaciones para poner un escudo a tu celular

Una de las funciones de tu celular es que se conecta en automático a Internet, esto supone una sincronización por configuración de tus archivos.

Desactiva esta opción y tu teléfono estará más seguro. Para algunos tener varias contraseñas es un incordio. Sin embargo es necesario, para complicarle la tarea a los hackers. Te recomendamos tener una contraseña que tenga mayúsculas, minúsculas, números y que no sea tan evidente.

Mantente al tanto de tus aplicaciones, porque esta es la manera más sencilla en que pueden acceder a fotos u otro tipo de información.

Configura la privacidad de tus redes sociales y estarás evitando compartir datos de más para anónimos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más