Una cuidadora fue detenida por la Guardia Civil en Tocina (Sevilla) tras ser acusada de haberle robado las joyas a una anciana que cuidaba y que recientemente había fallecido. La pareja de la acusada, un vecino de la anciana, también fue detenido tras comprobarse que él habría vendido las joyas de la Mujer, salvo un reloj de oro que fue entregado al hijo de la víctima. La cuidadora, tras fallecer la anciana, entregó las llaves originales a su familia; sin embargo, se quedó con una copia con la cual pudo ingresar a la casa y hurtar las joyas de la señora.

Al recibir la denuncia, la Guardia Civil de Tocina inició la investigación, donde fueron incluidas todas aquellas personas que podían ingresar a la vivienda, entre ellas la excuidadora. Mientras se investigaba, se descubrió la relación de la cuidadora y el vecino, una vez identificado el hombre se supo que fue él quien había vendido las joyas, salvo el ya mencionado reloj. Ambos han sido puestos junto a las diligencias practicadas, a disposición del Juzgado de Guardia de Lora del Río.

Aumenta en la demanda de cuidadores por la pandemia

Desde que inició la pandemia, las residencias para ancianos se han visto afectadas. Según datos del Ministerio de Sanidad, han muerto 23.000 personas por coronavirus en dichas residencias, lo que equivale al 54% de las muertes.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, señaló que las residencias que se han visto más afectadas son aquellas que durante la primera ola no estaban preparadas para enfrentar la pandemia.

Debido a esto, muchas familias consideran más que nunca contratar los servicios de un cuidador.

Además de la seguridad, muchos familiares se ven impedidos de visitar a sus adultos mayores debido a las restricciones de la cuarentena. Con un cuidador, el adulto mayor permanece en casa, en un ambiente más cómodo y familiar donde puede recibir visitas y evitar la soledad que pudieran sufrir los ancianos que viven en residencias.

Madrid y Cataluña con más fallecidos

La Comunidad de Madrid cuenta con 710 residencias, y se calcula que han fallecido 6.038 ancianos. En los centros de servicios sociales residenciales de Madrid viven más de 42.000 personas y para evitar rebrotes, el Gobierno regional ha prohibido las visitas. Por su parte, en Cataluña, el último informe indicó que han fallecido 4.307 ancianos en las residencias y se estima que en los geriátricos catalanes se acumulan 24.095 personas diagnosticadas de coronavirus. Por su parte, las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla no se han registrado fallecidos por coronavirus en los centros residenciales, esta última solo ha reportado 11 residentes infectados.

Sigue la página Historias
Seguir
Sigue la página Mujer
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!