En 2007 Omar estuvo a punto de matar a un chico, tras pincharle en el pulmón y apuñalarle varias veces en la cara. También hirió gravemente a otra joven a la que acuchilló. La agresión se produjo en la Plaza de Canalejas, en Alicante y desde ese día la Policía tardó dos años en identificarle.

Los dos años los aprovechó Omar para fugarse a Colombia y aguardar allí los diez años que debían transcurrir para que la justicia española no lo condenara. Sin embargo, calculó mal cuando debía regresar y lo hizo unas semanas antes, con lo que ha conseguido que la Policía lo detenga y lo encierre en prisión.

Motivos por los que Omar actuó así aquella noche

Era la madrugada del 17 de febrero de 2007 y Omar estaba con unos amigos paseando por una de las calles del centro de la ciudad. Entonces, una de sus amigas se chocó con una chica de otro grupo, que también andaba por allí. Esta le pidió que tuviera cuidado, lo que provocó una pelea entre ambas pandillas.

Tras varios empujones y gritos, la sentencia señala que Omar sacó un cuchillo e intentó apuñalar a uno de los chicos en el abdomen, pero en vez de punzarle a él le clavó el cuchillo en la mano a la novia, que se interpuso. El ambiente llegó a caldearse tanto que un joven decidió ir al bar donde su hermano trabajaba como camarero y pedirle que fuera a ayudarles.

Los dos hermanos regresaron a la plaza, donde seguía la disputa, dispuestos a darles a Omar y a su banda una lección. Entonces, Omar se lanzó contra el que era camarero, con la intención de matarlo, y le apuñaló en la espalda perforándole un pulmón. Luego, le rajó el rostro hasta que se lo destrozó y huyó de la escena.

La investigación para encontrar a Omar resultó complicada

Desde ese momento, la Policía Nacional abrió una investigación para encontrar al culpable de las agresiones; sin embargo, pronto se dieron cuenta de lo complicado que iba a resultar dar con él, pues nadie conocía a Omar, ni podía identificarlo.

Los policías interrogaron a varios sospechosos que luego fueron totalmente ajenos a la pelea ocurrida la madrugada del 17 de febrero de 2007, mientras Omar continuaba con su vida libre de cualquier sospecha.

En 2009, por fin lograron identificarle e ir a por él. Omar, sorprendido porque pensaba que la investigación de su delito estaba ya cerrada, se vio obligado a fugarse a Colombia, prácticamente con lo puesto, para vivir allí hasta que su crimen, aquí en España, dejara de estar en vigor.

Omar regresa a España antes de lo previsto por un error de sus allegados

Una vez en Colombia, Omar decidió empezar otra vida y esperar pacientemente a que transcurriera el tiempo estimado para poder regresar a España, libre de cualquier cargo penal.

Necesitaba estar fuera de aquí durante diez años para que la justicia archivara su delito. El año pasado su familia y amigos estaban convencidos de que ya podía volver sin problemas y le instaron a que lo hiciera; pero calcularon mal y Omar regresó cuando aún faltaban unas semanas para que su crimen prescribiera.

Una vez aquí fue detenido y confesó que su intención era asesinar a la pareja. El fiscal le condenaba a dieciséis años por dos intentos de homicidio con predeterminación y lesiones. La acusación particular reclamaba, también, 32.000 euros por faltar a la responsabilidad civil.

Omar acabó entrando en prisión, pero con una condena de tan solo tres años y medio gracias a su abogado, José Luis López Calvo.

Lleva ya casi un año y medio y ha pagado una gran parte del dinero que debía, por lo que es posible que este diciembre obtenga el tercer grado.

Sigue la página Historias
Seguir
Sigue la página Parejas
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!