Una joven de tan solo 21 años de edad, en Carolina del Sur (Estados Unidos) ha aparecido muerta tras cometer una equivocación: se subió a un vehículo de color negro al confundirlo con un Uber que había contratado.

La policía de Columbia, en Estados Unidos, ya ha detenido a Nathaniel Rowland, un ciudadano de 24 años de edad, como presunto culpable del secuestro y del asesinato de una estudiante, Samantha Josephson, de la Universidad de Carolina del Sur que, según sospechan los investigadores de este caso, se equivocó y se subió a un vehículo de color negro creyendo que era el vehículo de la aplicación Uber que había solicitado.

El cuerpo de la víctima, Samantha Josephson, de tan solo 21 años de edad, apareció en una zona boscosa después de ser hallado por dos cadáveres a las pocas horas de desaparecer. La joven fue vista con vida, por última vez, fuera de un bar a primera hora de la mañana del viernes, según ha explicado William Holbrook, el jefe de la policía de Columbia, en una rueda de prensa.

Fueron los amigos de la joven los que alertaron a las autoridades

Según Holbrook, los investigadores creen que la joven, simplemente, cometió el error de subirse a un vehículo particular de color negro confundiéndole con un vehículo Uber que había contratado minutos antes. Los propios investigadores aseguran que la joven abrió la puerta del coche, entró y se marchó en el coche que era conducido por el detenido.

Unos cazadores encontraron el cuerpo, de manera casual, en un camino de tierra en una zona rural de un condado próximo al lugar donde la joven había desaparecido, solo unas horas después de la llamada de aviso de los amigos de la joven. El jefe de policía explicó que los investigadores están destrozados por el final: "Ha sido muy difícil explicar a la familia de la joven lo que había pasado y que un extraño había quitado la vida a un ser querido".

Seymour Josephson, padre de la víctima y vecino de la localidad de Robbinsville, en el condado de Nueva Jersey, ha lamentado el terrible final de su hija en una publicación que ha subido a la red social Facebook. Ha explicado lo que ha sucedido y expresa que está destrozado, y que "siempre amará y extrañará a su niña".

Uber avisa de que no deben subirse a vehículos que no han sido previamente informados

Los investigadores de la policía pudieron descubrir que la joven se había subido a un vehículo Chevrolet Impala de color negro, gracias a unas cámaras de seguridad. Así pudieron identificar el coche y a la persona que era sospechosa. Tras una persecución el joven presunto asesino fue detenido. Por el momento, la policía ha encontrado restos de sangre en el coche, el teléfono móvil que llevaba la joven y varios productos de limpieza.

No es la primera vez que Uber Technologies Inc lanza una campaña de concienciación. La última fue en julio del año 2017 donde concienciaba a sus usuarios sobre posibles estafas y debían ser precavidos a la hora de meterse en el vehículo.

Se aconsejaba que siempre verificasen los datos que se aportan en la aplicación (matrícula del coche y foto del conductor) para confirmar que ese es el vehículo que han contratado. Si la información no es la facilitada, no deben subirse al coche, según la página web de la compañía.

Sigue la página Televisión
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!