La policía de Valencia ha detenido a un compañero del cuerpo debido a que ha repostado en una gasolinera y se ha marchado sin pagar. El vehículo que llevaba también sería sustraído y anteriormente habría ido a cenar a un restaurante donde habría utilizado su autoridad para también irse sin pagar.

El policía no dudó en aprovecharse de su autoridad

Según el periódico Las Provincias, todo empezó cuando un hombre vestido con el uniforme de Policía Nacional paró en una gasolinera a llenar el depósito del coche en Alquerías del Niño Perdido, en Valencia.

Anuncios

Después de llenar el depósito, el hombre se fue sin pagar.

"Me dio los buenos días, me dijo que le abriera el servicio para repostar y cuando lo hizo se fue sin más. Yo no entendía nada y me quedé bastante sorprendido", cuenta el encargado de la gasolinera. También comentó que espero unos 52 minutos para confirmar si el policía se había olvidado de pagar o se había ido con la intención de no hacerlo y que podría ser un estafador. Pero después de que la Guardia Civil revisara las imágenes de seguridad, confirmaron que el uniforme que el hombre vestía era autentico.

El coche que conducía era sustraído

Después de que el encargado de la gasolinera denunciara lo ocurrido, la Guardia Civil confirmó que el sujeto era Policía Nacional o al menos iba con una vestimenta original e idéntica al uniforme actual, pero además, al iniciar la investigación descubrió que el BMW blanco que había repostado en la gasolinera era sustraído, ya que vio en la base de datos que ese coche estaba robado desde noviembre de 2018.

Después de realizar todas las investigaciones, varios compañeros le reconocieron al ver las imágenes y actualmente el policía se encuentra arrestado y a la espera de la tramitación de la denuncia del encargado de la gasolinera. Por otro lado, muchos de sus compañeros no han parecido sorprendidos con lo ocurrido, ya que cuentan que no es la primera vez que hace algo similar.

Anuncios

Han comentado que, en otra ocasión, en un restaurante donde el policía habría cenado y después de que su tarjeta de crédito al pagar le saliera como que no tenía dinero, no dudó en utilizar su placa y la autoridad de la que disponía para irse sin pagar sin ningún problema, además de dejar el carnet de conducir como garantía de que volvería a pagar lo que había consumido en el restaurante. En ese caso el dueño del establecimiento tampoco dudó en llamar a las autoridades para solucionar todo lo que había ocurrido.