Las precipitaciones que se esperan serán en forma de nieve y comenzarán a caer por la tarde en el Pirineo con una cota inicial de unos 800 metros. Sin embargo, rápidamente descenderá a los 400 metros cuando comience el atardecer extendiéndose la precipitación por los poblados de Bages, Moianes, Osona, Solsones, La Selva, La Garrotxa.

Las precipitaciones irán desapareciendo a primera hora de la mañana del martes, pero el ambiente se mantendrá muy frío. Protección Civil ha activado la prealerta, porque las lluvias podrían ser de cierta intensidad y persistencia en zonas montañosas, los Pirineos Occidentales y en los sistemas Béticos.

Se informó que en el área mediterránea es probable la ausencia de lluvias o en su caso no serían intensas, como en las zonas montañosas.

La Ola de frío iniciará desde Rusia luego Polonia y Alemania el sábado, llegará a Francia el domingo, la mitad del norte de la Península y Baleares serán azotadas el lunes. En Cataluña, por las noches se pueden alcanzar registros de entre 5 y 6 grados negativos en el interior, las temperaturas estarán oscilando entre los 5 y 10 grados los días martes, miércoles y jueves, serán las jornadas más frías.

Con lluvias y frío acercándose a Semana Santa

Según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), gran parte del territorio nacional (España), tendrán lluvias y vientos fríos, pero también las altas presiones empezarán a posicionarse para regresar a la estabilidad.

Estos cambios del calor de primavera a la ola de frío ocasionada por el aire siberiano, pueden llegar a ocasionar estragos en las ciudades, recomendando a los ciudadanos tomar sus precauciones. Esta ola de frío ya se ha cobrado la vida de más de 20 personas.

El peligro de la ola de frío si no se tiene precaución

Como España se encuentra en latitudes medias, representa consecuencias negativas para la agricultura.

También se puede esperar precipitaciones de granizo el cual siempre ocasiona daños materiales y bajas. El temporal de nieve y vientos fríos dificulta carreteras, puertos y aeropuertos.

Andalucía, Asturias, Madrid están siendo testigos de los daños que ocasiona el aire siberiano; en Asturias hay más de 16 carreteras afectadas en donde los transeúntes deben usar cadenas y no está permitido el paso a vehículos pesados.

Se mantiene la prealerta en las costas del litoral mediterráneo, especialmente las de Almería, Baleares y Ampurdán, donde las olas podrían alcanzar una altura promedio de 5 metros.

Protección Civil recomienda a los ciudadanos que, si es imprescindible viajar por las carreteras en las zonas con mayor riesgo, primero deben informarse de la situación para prevenir futuros accidentes.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!