El pasado martes, una pareja de mujeres fue víctima de una violenta agresión perpetrada por parte de sus vecinos. Nina, una Mujer transexual que convive con su novia en el barrio de Font de’n Fargues de Barcelona, ubicado en el distrito de Horta-Guinardó, fue la más afectada por este delito de odio.

La víctima denunció su injusta agresión a la policía local y después a través de sus redes mostrando los signos de la violencia sufrida: moretones y magulladuras. Según su versión, la base de este delito fue el odio transfóbico de los vecinos, que la atacaron mientras estaba intentando arreglar un problema de luz en uno de los pisos de la comunidad en donde vive.

La agresión contra Nina

Según lo que relataron, la pareja se dio cuenta de que faltaba la luz al volver a su casa la noche del lunes, así que Nina se acercó a los contadores, ubicados en una zona común del edificio, para entender cuál era el problema. De repente, uno de sus vecinos, que vive en la planta de arriba, bajó preguntando, con mucha agresividad, sobre lo que estaba haciendo y empezó a insultarla. A él se agregaron otros dos vecinos, y también empezaron a golpear a la mujer. La pareja de Nina, no viéndola volver, bajó para entender lo que estaba pasando, y la situación empeoró. Ella misma fue agredida mientras Nina estaba en el suelo, los agresores seguían golpeándolas con patadas y puñetazos.

La pareja, Nina de 31 años y su novia de 29, afirman que los problemas con estos vecinos se habían ya manifestado desde su llegada a la comunidad.

Ya desde hace un año habían notado malas actitudes perpetradas por parte de los vecinos: música a alto volumen, ruidos, gritos. Las mujeres intentaron protestar para poder arreglar esta situación, pero los vecinos contestaron a estas quejas con amenazas. Una situación que provocó mucha angustia en las mujeres, sentimiento que aumentó, naturalmente, después de este episodio y que dejó una profunda marca en su vida cotidiana.

El aumento de las agresiones en Cataluña

Nina y su pareja se dirigieron a los abogados del ‘Observatorio contra la Homofobia de Cataluña’ (OCH), que están estudiando cómo enfocar el caso para entablar un juicio en contra de los agresores. Todavía no hay ninguna denuncia formal antes los Mossos.

Según el OCH, desde principio del año se registraron ya 3 casos de agresiones contra personas LGTB+ en Cataluña.

Para los expertos de la asociación, se trata de una consecuencia del encierro forzado debido a la pandemia. En el 2020, el número de denuncias por agresiones contra personas LGTB+ en la comunidad autónoma fue de 189, entre las cuales, cabe destacar, 29 eran personas transexuales. Un dato preocupante, ya que implica un incremento del 25% de subida en comparación con el 2019.

La reacción del Ayuntamiento de Barcelona frente a la agresión

El Ayuntamiento de Barcelona se declaró dispuesto a apoyar a las dos mujeres en caso de que quieran denunciar los hechos frente a los Mossos d’Esquadra, además, el consistorio de Barcelona está considerado la posibilidad de presentarse, como parte en la acusación, en caso de que comience una investigación judicial.

Marc Serra, concejal de ‘Derechos Ciudadanos y Participación’ del Ayuntamiento de Barcelona, rechazó la agresión afirmando que se asegurará a las víctimas toda la ayuda psicosocial que necesiten. Un signo de comprensión y empatía por parte del ayuntamiento, que remarcó así su posición contraria a un acto de odio tan despreciable y que demuestra que no abandona a sus ciudadanos en situaciones tan condenables.

Sigue la página Parejas
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!