Se casaron hace 63 años y pasaron toda su vida juntos y juntos murieron, de Coronavirus el mismo día. Olga y Vincenzo Molino vivieron en un apartamento en Sesto San Giovanni, Milán, y se fueron con tan solo una hora de diferencia el domingo por la tarde: 83 años ella y 82 él.

Estaban ingresados en el hospital pero no en la misma habitación, porque el estado de Vincenzo era más grave que el de su esposa. Por eso, Olga había pedido poder mantener la chaqueta de su marido en la habitación, para sentirlo cerca. Después de sólo 4 días, a las 14 horas del domingo 15 de noviembre Olga murió y una hora más tarde la siguió Vincenzo.

Olga pidió tener la chaqueta de su esposo para sentirlo cerca

No salían, eran muy cautelosos, solo el abuelo hacía las compras de alimentos y farmacia’ cuenta Katia, una de los seis nietos del matrimonio, que vive en Bergamasca. ‘Habían celebrado sus 63 aniversario el 26 de septiembre pasado y siempre estaban juntos’. El matrimonio de ancianos fue ingresado en el hospital San Gherardo en la ciudad de Monza el 11 de noviembre, pero ya durante unos diez días antes habían estado enfermos, con una fiebre muy alta. Fue el abuelo Vincenzo quien manifestó los primeros síntomas, cuenta Katia al diario Eco de Bérgamo, y luego también la abuela Olga. A pesar de padecer una fiebre muy alta, durante más de una semana el médico nunca fue a visitarlos y les recetó un antibiótico diciendo que era gripe.

Pero en realidad era coronavirus. En la mañana del 11 Vincenzo tenía 68 de saturación oxígeno y 86 Olga, por lo que los hijos llamaron al número de emergencias de la ciudad y los llevaron juntos.

Durante diez días tuvieron fiebre alta y el médico no los visitó

El amor había nacido en Lucerna, Puglia. Vincenzo era originario de Pozzuoli, Nápoles y tenía diecisiete años cuando viajó de vacaciones con su familia a la playa del mar Adriático.

Allí conoció a Olga, de su misma edad. En 1957 decidieron casarse y al poco tiempo se mudaron a Milán, donde Vincenzo consiguió trabajo en Falck, una acería y ferroviaria de origen italiano. Y ahí construyeron su propia familia milanesa con tres hijos: Emilia, Tonino y Bárbara que a su vez les dieron seis nietos.

63 años juntos y debieron separarse a causa del coronavirus

Más de 60 años de matrimonio y de compañía jamás interrumpida hasta hace pocos días, cuando durante la nueva ola de contagios de coronavirus en Italia, enfermaron y debieron ocupar habitaciones separadas. Murieron de la misma enfermedad, coronavirus, en el mismo hospital y en el mismo día, con una hora de diferencia, pero no en la misma habitación. No se informó si Vincenzo supo de la muerte de su amada esposa Olga antes de seguirla.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!