España podría inmunizar a unas diez millones de personas con la vacuna contra el coronavirus este mismo año, o a inicios del siguiente, según informaron las autoridades este martes. Como ya muchos saben, Pfizer y BioNTech han confirmado que su vacuna tiene un 90% de efectividad y el gobierno español ha tomado acciones para acelerar su distribución en el país europeo. De acuerdo con una declaración reciente del Ministro de Sanidad, Salvador Illa, es probable que entre esta semana y la siguiente firmen contratos con las farmacéuticas para formalizar su adquisición.

España adquirirá 20 millones de dosis de la vacuna contra el coronavirus

La decisión es consecuencia directa de los resultados de los ensayos clínicos de fase III de la vacuna en cuestión, revelados por las compañías este lunes. Citando al mismo Illa, "si todo fuera bien", para finales de este año España podría recibir unas 20 millones de dosis, y en un escenario menos optimista, para principios de 2021.

El ministro dijo que, con la obtención de dichas vacunas, lograrían inmunizar a 10 millones de personas, ya que, como muchos saben, la vacuna se administra a cada individuo en dos dosis. En otra intervención reiteró que "si todo va como es previsto", Sanidad estima que alrededor de mayo de 2021 podrían "tener un porcentaje importante de la población española y europea vacunada".

Entre otras noticias favorables, la vacuna se distribuirá de forma gratuita para la población de España, siendo el Sistema Nacional de Salud (SNS) el encargado de dicho proceso.

La vacuna no es obligatoria, pero el gobierno instará a la población a recibirla

Ahora bien, hay cierta inquietud en la población debido a la posibilidad de que algunas personas se mantengan reacias a la inmunización.

Según Illa, desde hace meses hay un grupo de trabajo fijando los parámetros para identificar las prioridades y decidir a quién administrarla, pero este escenario podría suponer una dificultad adicional. Durante una entrevista en la TVE, el ministro dijo que el Gobierno tiene planes de abordar de forma "clara y contundente" los comentarios de grupos antivacunas y "gente que dice mentiras y juega a la anticiencia".

También aclaró que la vacunación no es de carácter obligatorio, pero las autoridades harán la posible por instar el interés por ello en la población. Según su declaración, el Gobierno explicará la verdad a la ciudadanía y le recordará que "la vacuna salva vidas" para fomentar la inmunización por esta vía. Y como uno de los temores más frecuentes es la seguridad, ha recalcado que la fabricación de cada dosis sigue criterios "muy estrictos" que coinciden con el regulatorio europeo y estadounidense.

Confinamiento a esperas de la vacuna contra el coronavirus

Tras dos olas de infecciones en tan solo un año, España ve esta noticia como una "luz al final del túnel", y hay expectativas en que las vacunas estén disponibles pronto en su territorio.

Respecto a los temores, Illa confía en que la población responderá en "términos favorables y correctos" una vez inicien las campañas de vacunación.

Mientras tanto, en España continúan las protestas por el nuevo confinamiento perimetral. Sobre ello, Illa insistió en que se mantendrá hasta que los ciudadanos empiecen a apegarse a las medidas preventivas que se han recomendado durante todo el año pandémico.

"Queremos ser rigurosos en esto y evaluar el resultado de las medidas antes de tomar medidas más drásticas que creemos que si se da cumplimiento a las medidas, podemos evitarlo", dijo durante su intervención en TVE. Lo bueno es que la drástica estrategia ha empezado a dar resultados. Según los datos más recientes, se ha observado una "relativa estabilización de los casos" en los últimos cinco días.

"Estamos alrededor de los 530 casos por 100.000 habitantes", dijo el ministro. "Es un dato, dicho con prudencia, de estabilización interesante".