Cada día salen a la luz nuevos estudios que buscan contrarrestar los efectos catastróficos del Coronavirus en el mundo. Desde fármacos que han servido para curar otras Enfermedades, hasta posibles medicaciones que ayudarían a reducir los riesgos en los pacientes contagiados. En esta oportunidad, Reino Unido se encuentra evaluando la aspirina, como posible tratamiento contra la enfermedad.

Reino Unido se encuentra a punto de dar inicio a uno de los mayores ensayos sobre un tratamiento adecuado contra el coronavirus, donde el gran protagonista es la aspirina, que será estudiada enfocándose en sus capacidades de reducir el riesgo de coágulos en la sangre en los pacientes que se han visto infectados por COVID-19.

Reino Unido y EUA, contemplan las mismas ideas sobre la aspirina

Reino Unido dará inicio a los estudios, donde al menos 2.000 pacientes recibirán aleatoriamente unos 150 mg de aspirina diariamente. Pero esta semana, investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland en Estados Unidos, han coincidido con las ideas de Reino Unido, publicando otro estudio similar.

El proyecto RECOVERY, se encuentra trabajando arduamente en el análisis de posibles tratamientos potenciales contra la COVID-19. Uno de sus científicos, Peter Horby, ha comentado que incluirán en sus estudios a la aspirina. Han explicado que existen muchas razones para considerar a la aspirina como un fármaco beneficioso, seguro y económico, siendo, además, fácil de conseguir y con gran disponibilidad.

El COVID-19 causa un mayor riesgo de padecer coágulos sanguíneos

Estudios anteriores han desvelado que el virus puede generar coágulos en la sangre, debido a sus hiperreactivas plaquetas, que consisten en fragmentos de células que permiten detener los sangrados. En virtud de esto, la aspirina actúa como agente antiplaquetario y es capaz de disminuir los coágulos.

Así lo han informado los investigadores a través del portar de RECOVERY.

Según los datos de la investigación de Reino Unido, 2.000 pacientes podrán recibir 150 mg. diarios de aspirina, además de su tratamiento habitual. Los resultados, serán comparados con los obtenidos de otros 2.000 pacientes que recibirán tratamiento estándar.

La aspirina podría ser parte de un tratamiento como el 'Regeneron'

Las investigaciones del proyecto RECOVERY, han probado tratamientos con otros antibióticos, tales como la azitromicina o el coctel de ‘Regeneron’, el cual fue utilizado por Donald Trump cuando fue diagnosticado positivo de COVID-19.

Por otra parte, a diferencia del Remdisivir -que ha sido aprobado como tratamiento contra el coronavirus- el cual se aprobó en Estados Unidos pero no obtuvo los mejores resultados en un ensayo de la OMS, la aspirina tiene grandes posibilidades y mucha ventaja, ya que es un fármaco genérico, lo cual es clave para economizar su fabricación masivamente. RECOVERY también mostró las posibilidades de la dexametasona, un esteroide económico y disponible ampliamente que podría reducir la mortalidad de pacientes enfermos por Coronavirus.

De igual manera se pudo demostrar que la hidroxicloroquina, fármaco utilizado contra la malaria, no tenía grandes beneficios contra la COVID-19.