Dos niñas gemelas siamesas centroafricanas, que nacieron unidas por la nuca, con el cráneo y la mayoría del sistema venoso común, han sido separadas con éxito en el Hospital Pediátrico Bambino Gesú de Roma, Italia. La institución es un punto de referencia a nivel mundial en investigación, tratamiento y cura de Niños y adolescentes.

Las gemelas siamesas nacieron unidas por el cráneo

Es el primer caso en Italia, y probablemente el único en el mundo, de una intervención tan exitosa de este tipo informó el centro médico. Después de más de un año de preparación, se sometieron a tres operaciones muy delicadas y lograron separarlas el 5 de junio, en una intervención que duró 18 horas.

Un mes después, las niñas están bien. Según lo explicado durante la conferencia de prensa organizada por el hospital de niños Bambino Gesù, las niñas, Ervina y Prefina, cumplieron 2 años el 29 de junio y están hospitalizadas en el departamento de neurocirugía del hospital en dos camas pequeñas muy juntas con su madre.

La separación exitosa de las gemelas es un caso único en la historia

Todo comenzó en julio de 2018, cuando la presidenta del hospital pediátrico romano, la Dra. Mariella Enoc, en una misión a África Central en Bangui, conoció a la familia y a las dos gemelas siamesas recién nacidas. Ahí se decidió llevarlas a Roma en septiembre del mismo año, para darle mayores posibilidades de supervivencia e intentar la riesgosa operación.

Ervina y Prefina tienen una conformación muy rara entre los gemelos siameses: son craniopagus totales, esto quiere decir que están unidas a nivel craneal y cerebral.

Aunque tienen muchas cosas en común, tienen personalidades diferentes, son dos niñas distintas.

Para separarlas, se conformó un grupo multidisciplinario que estudió y planificó cada detalle con las herramientas científicas médicas más avanzadas, para simulara la reconstrucción de los cráneos de las niñas en 3D.

La parte más difícil fue la red de vasos sanguíneos cerebrales compartidos en varios lugares, porque la cirugía allí presenta un alto riesgo de sangrado e isquemia.

Entonces se tomó la decisión de proceder en 3 fases para reconstruir los dos sistemas venosos independientes, capaces de contener la carga de sangre que va del cerebro al corazón. La primera cirugía se realizó en mayo de 2019 y la segunda y la tercera en junio de 2020 con la separación definitiva de las gemelas siamesas, realizada con éxito.

Las niñas podrán tener una vida y un desarrollo normal

Un equipo de más de 30 personas todavía permanece de guardia en la sala de operaciones, incluidos médicos, cirujanos y enfermeras para atender el mínimo contratiempo que surja con las gemelas siamesas separadas.

Hoy el riesgo de infección sigue ahí, pero las comprobaciones postoperatorias indican que el cerebro está intacto y que el sistema recreado funciona. Ervina y Prefina, las gemelas siamesas que han sido separadas, ahora tienen la oportunidad de crecer regularmente y tener una vida normal.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!