Un oso pardo macho fue encontrado el muerto a tiros en los Pirineos, en el pueblo de Ustou, Ariège, Francia, muy cerca de la frontera catalana. Para acelerar la investigación sobre el ataque al animal, la ONG internacional Sea Shepherd anunció una recompensa de 10.000 euros a quienes permitan identificar a la persona responsable de la muerte de este oso pardo.

"La información se transmitirá a las autoridades a cargo del caso y la recompensa se pagará, si el testimonio lleva a la acusación del culpable", especifica la organización en un comunicado de prensa. Al mismo tiempo, Rewild, otra asociación vinculada a Sea Shepherd, presentará una queja por la muerte del oso pardo.

"El oso es una especie protegida y su muerte es estrictamente ilegal", dijo la organización.

El oso pardo es una especie protegida de los Pirineos

La presencia del oso en los Pirineos es un tema espinoso. La última osa pirenaica, llamada Canelle, fue muerta por un cazador en 2004 "mientras defendía a su cachorro de los ataques del perro de caza", especifica la Sea Shepherd. El cazador fue condenado a una indemnización de 10.000 euros a pagar a varias asociaciones. "Una multa simbólica", según Lamya Essemlali, presidente de la ONG, origen del monto de la recompensa ofrecida ahora, con el doble objetivo de conseguir información y de enviar un mensaje a los cazadores furtivos.

La ONG Sea Shepherd pide sanciones ejemplares por la muerte del oso

Los osos pardos en los Pirineos fueron reintroducidos gracias a un plan de repoblación implementado por Catalunya, Vall d’Aran, Andorra, Aragón, Navarra y Francia: está claro que para los osos, no existen las fronteras. En 2019, según datos de la Generalitat a partir de informes del Grupo de Seguimiento Transfronterizo, se contabilizaron 52 osos.

Lamya Essemlali sostienen que si los Estados implementaron un programa de reintroducción de la especie con osos extraídos de sus hábitat natales, en este caso de los bosques eslovenos, para repoblar los Pirineos porque no han podido salvar a sus propios osos, la responsabilidad es mayor para protegerlos de la caza furtiva, en un contexto donde sigue existiendo un profundo odio hacia este depredador.

Las organizaciones ambientales reclaman a la Justicia, sanciones ejemplares y disuasorias a todos los que atacan a los osos protegidos.

El oso pardo es perseguido por representar un peligro para las actividades de pastoreo

El oso abatido a tiros es un macho joven, el segundo encontrado muerto en los Pirineos en el transcurso de este año. El problema es que el crecimiento de la población de osos pardos en los Pirineos, después de las reintroducciones que comenzaron en 1991, alimenta tensiones con los granjeros que temen a su presencia y la consideran peligrosa para la actividad pastoril.

La operación de recompensa de 10.000 euros ya había sido utilizada con éxito en 2019, después del descubrimiento de dos focas decapitadas en Finisterre.

A partir de la oferta, quince días fueron suficientes para que un testigo clave se presentara con datos certeros sobre los sucedido con los Animales. Desde entonces, dos marineros han sido convocados a los tribunales y ya tienen un juicio programado para septiembre próximo. El presidente de Sea Shepherd apuesta por el mismo éxito en este caso.

Sigue la página Historias
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!