Yanira Soriano, una Mujer de 36 años, pudo por fin conocer a su hijo, diez días después de haber dado a luz estando en coma inducido y afectada gravemente por el COVID-19, la enfermedad producida por el coronavirus.

Según Infobae, Yanira fue dada de alta hace 48 horas, después de haberse recuperado milagrosamente, tal como manifestó el doctor Ben Schwartz, Jefe de Ginecología del Hospital Southside de Nueva York.

La paciente, madre de otros tres niños, fue escoltada por todo el personal hasta la puerta del hospital en el momento del alta y fue allí cuando su marido puso en sus brazos a Walter, el bebé que dio a luz el 3 de abril.

Librando una batalla contra el coronavirus

Yanira había ingresado al hospital a principios de abril, embarazada de 34 semanas y habiendo dado positivo al test de detección de coronavirus. Una vez allí fue internada en la UCI ya que presentaba un delicado cuadro de salud, agravado por el hecho de ser una mujer gestante.

El doctor Schwartz relató a los medios que Yanira estaba muy grave al ingresar al centro de salud, por lo que fue internada en la sección de cuidados intensivos. A los tres días su salud había empeorado, razón por la cual los médicos decidieron practicarle una operación cesárea de urgencia. Su pequeño hijo nació en perfecto estado de salud mientras Yanira permanecía en coma inducido y conectada a un respirador.

Hacer la cesárea, una decisión complicada

Según el relato del médico, la decisión de practicarle una cesárea estando de 34 semanas de embarazo, fue difícil. Hubo discusiones entre los especialistas, que dudaban entre provocar el parto de manera temprana o seguir esperando a que el niño ganara más peso.

Sin embargo, de un momento a otro, y sólo tres días después de su ingreso, el estado de salud de Yanira desmojoró notablemente afectada por el coronavirus.

El Dr Schwartz recuerda que la paciente no podía respirar y necesitaba oxígeno, razón que los llevó a practicar la cesárea de manera urgente. El médico dijo que temieron por la salud del bebé, ya que si su madre tenía serias dificultades respiratorios, era probable que el suministro de oxígeno le faltara a él también.

La medicación experimental mejoró el cuadro de coronavirus

Finalmente, el niño nació sano y fue llevado inmediatamente a neonatología, mientras a Yanira le comenzaban a administrar medicación para intentar controlar su grave estado de salud, al que ahora se había sumado una cirugía.

La medicación suministrada a Yanira es uno de los tantos que están a prueba para la cura del Coronavirus, pero los médicos del Hospital Southside de Nueva York no quisieron revelar su nombre. Lo que sí comentaron es que la reciente madre tuvo una recuperación casi milagrosa, que permitió la reirada del respirador y sólo diez días después del nacimiento del niño, el alta del centro de salud.

El video de Yanira Soriano saliendo del hospital y recibiendo en brazos a su hijo recorrió el mundo, brindando alegría y esperanza.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!