A la hora de adquirir o adoptar una mascota [VIDEO], lo hacemos con una finalidad emocional o afectiva; generalmente empleados como un regalo, los animales domésticos pueden brindarnos algo más que compañía. Gatos y perros han sido, por excelencia, los animales de compañía predilectos por el hombre a lo largo de los años.

Estudios recientes han demostrado el beneficio que tienen sobre sus amos al convertirse en animales de apoyo y ayudar en la evolución de casos traumáticos.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Historias

Además, se han obtenido grandes resultados como complementos en el tratamiento de afecciones cardíacas.

¿Qué es un animal de apoyo emocional?

Los animales domésticos poseen cualidades sorprendentes, una de ellas es la inteligencia.

Pueden ser entrenados, para desarrollar tareas de gran complejidad, como rescatar personas bajo condiciones extremas y detectar afecciones médicas. Las últimas investigaciones han develado la importancia que tienen las mascotas en el proceso de recuperación de los pacientes con problemas depresivos, de ansiedad y el manejo de estrés post-traumático.

Probablemente las mascotas más comunes en todo el mundo sean los perros y los gatos, a nivel afectivo y a nivel médico, estas son las más recomendadas, según estudios. Los perros producen en sus amos la ‘hormona de la felicidad’ o dopamina cuando son acariciados, de esta manera ayudan a reducir el nivel de estrés y nerviosismo en aquellos pacientes con Enfermedades psicológicas.

Por su parte, los gatos calman el sistema nervioso. Gracias a las vibraciones generadas en su ronroneo, dichas ondas normalizan la presión sanguínea y el ritmo cardíaco.

Adicional, se ha comprobado que el ronroneo gatuno ayuda a fortalecer los huesos y por consecuencia, aquellas personas con fracturas sanan más rápido al estar cerca de un gato.

Beneficios al corazón

Otro aporte circunstancial de tener un perro [VIDEO]en casa, es normalizar el colesterol en su amo. Los constantes paseos que requiere un perro, más aún uno de raza grande, ayudan a combatir el sedentarismo y a normalizar el colesterol. Gracias a las constantes caminatas perdemos esos kilos de más de una manera entretenida y desapercibida.

Perros y gatos ayudan a pacientes que han sufrido infartos o presentan enfermedades cardíacas. Se evidencia en aquellas personas que poseen estos animales de compañía, una evolución favorable, con respecto a los pacientes que no poseen mascotas. No todos los animales pueden ser considerados para esta finalidad, es importante recalcar, que la mascota debe mantener un comportamiento moderadamente tranquilo, tanto en ambientes interiores como en exteriores, para que genere en la persona a tratar mayores beneficios que problemas.