Rick Riordan se labró su carrera y reputación basando sus historias en mitología antigua, dándole giros que las hicieran más atractivas para los lectores más jóvenes. Su técnica fue un éxito y una de sus sagas, Percy Jackson, incluso llegó a ser adaptada a la gran pantalla.

Tras sus primeros triunfos, los admiradores de Riordan le pidieron más, y el autor puso manos a la obra. Durante sus investigaciones sobre leyendas y fábulas tradicionales de otros países, el autor estadounidense vio en ellos potencial para agradar a las grandes audiencias. Sin embargo, llegó a la conclusión de que los verdaderos conocedores de tales mitos se limitaban a su población nativa.

A pesar de su gran interés, determinó que no era la persona adecuada para llevar esas historias desconocidas al papel.

Riordan decidió dar paso a otros

Ahora mismo las discusiones sobre la falta de representación de las minorías en los medios de comunicación están cada vez más presentes en la sociedad. La supremacía de la raza blanca que se lleva fomentando desde los principios de la sociedad moderna ha dado lugar a que ésta intentara ocultar sutilmente al público a gente, cultura y problemas sociales de las minorías. Este problema ha impactado a incontables generaciones de personas que no se veían reflejadas en el ambiente que las rodeaba, aumentando el sentimiento de exclusión y rechazo que sentían y propagando aún más en la sociedad la superioridad de la raza blanca.

Afortunadamente, en los últimos años se han hecho ciertos avances para alcanzar un mayor nivel de igualdad en la representación racial [VIDEO], especialmente gracias a la industria cinematográfica.

Moana enseñó al público las comunidades del Pacífico cómo nunca se habían visto. En Coco, latinos de todo el mundo redescubrieron su niñez en los pasos del joven Miguel. Más recientemente, con Black Panther [VIDEO], la comunidad negra celebra al ver a gente igual a ella en posiciones de poder y protagonismo.

No se puede negar que estamos en una era de una revolución social encaminada a la igualdad de representación, y la ficción es uno de los grandes medios que pueden hacerlo, ya que televisión, cine y literatura son los tres tipos de entretenimiento más consumidos por la población.

Ahora, Rick Riordan quiere llevar la literatura más allá - se unirá a Disney y usará su fama, su privilegio y sus recursos para favorecer a escritores de esas minorías, para que ellos mismos puedan dar a conocer las historias de sus ancestros y sus propias culturas.

¿Qué podemos esperar?

Este mismo año las librerías darán a conocer a los protegidos de Riordan con la iniciativa "Rick Riordan presents", destinada a jóvenes lectores.

La primera será Roshani Chokshi, con un libro basado en la mitología hindú, en concreto en el poema épico Mahabharata. Aru Shah y el Fin de los Tiempos cuenta la historia de Aru, una chica indio-americana de 12 años, emprenderá una aventura para encontrar a las reincarnaciones de los cinco hermanos Pandava e impedir el despertar del Dios de la Destrucción.

Más tarde tendremos el placer de recibir a J.C. Cervantes con El Corredor de la Tormenta, en cuyas páginas Cervantes cuenta la historia de Zane, un chico con discapacidad cuya familia está conectada a los antiguos dioses mayas.

A estos dos les seguirá la tercera y por ahora última obra anunciada perteneciente a esta serie: Perla de Dragón, de Yoon Ha Lee, una historia mágica sobra Min, una chica que desciende de un antiguo linaje de espíritus pertenecientes a la mitología coreana.

Aunque las traducciones al español tardarán en llegar, estas publicaciones se esperan con gran interés, en especial por los fans de Riordan, que se han convertido en verdaderos admiradores de los cánones mitológicos y están deseando aprender más sobre culturas desconocidas y distantes a ellos mismos.

Sin embargo, más que una oportunidad para que lectores de todo el mundo aprendan, hay que tener en cuenta el impacto que estos Libros pueden tener en las generaciones más jóvenes, en especial para niños que comparten con estos personajes culturas y tradiciones que no ven a menudo en los medios de comunicación ni en el entretenimiento. Películas y libros como estos les suelen transmitir una sensación de validación y aceptación en un mundo donde son constantemente bombardeados con obras de ficción que no representan sus experiencias, su situación personal ni su ambiente familiar.

Estas publicaciones empezarán a llegar a las librerías estadounidenses dentro de pocas semanas y, gracias a ésta y a otras iniciativas a favor de la diversidad, esperemos que nos estemos adentrando en una era de mayor igualdad, donde todos tengamos con quien identificarnos y a quien admirar.