La Fundación Francisco Franco ha anunciado que denunciará a El Gran Wyoming y al El Intermedio por la parodia sobre la exhumación de los restos del dictador. También han afirmado que boicotearán a toda la cadena, impidiendo que puedan hacer entrevistas a sus representantes. Aunque reconocen que por la naturaleza del canal, "no nos echarán de menos".

Para la entidad ultraderechista, la parodia que ha realizado El Intermedio "no es libertad de expresión, (...) sino una muestra vil de odio y rabia". En el comunicado afirman que Wyoming es "ejemplo de una peligrosa casta que desprecia y ejecuta moralmente a los muertos que ya no le pueden responder."

Los motivos de la querella

Llevamos todo el verano debatiendo sobre dónde deben acabar los restos de Francisco Franco.

Más de 40 años después de que muriese tranquilamente en su cama, la sociedad española empieza a entender que no queda demasiado estético tener a un dictador enterrado en un monumento patrio.

Pero El Intermedio volvió de vacaciones y decidió poner fin a este debate. A modo de parodia, El Gran Wyoming informó de que los restos del dictador van a estar en el plató de su programa hasta que se decida cuál será su destino. A continuación, salió en pantalla un ataúd con un muñeco que representaba su cadáver.

Después apareció Dani Mateo aparentemente asustado por las consecuencias que puedan tener las bromas sobre Franco. El colaborador, intentando mostrar respeto por el cadáver, lo tiró "por error" al suelo y luego lo intentó "reanimar" sin éxito.

En el segundo programa, en otro intento satírico por mostrar respeto al dictador, volvieron a tirar el cadáver al suelo y luego le arrancaron los brazos "sin querer".

Wyoming y Mateo entendieron que habían llegado demasiado lejos con la amputación, así que chocaron las cinco con los brazos arrancados y prometieron refugiarse juntos en Suiza.

Ayer le llegó el turno a Thais Villas, que llevó los restos de Francisco Franco protegidos al plató entre cojines para que no sufriese ningún percance más. Dani Mateo no volvió a aparecer, según El Gran Wyoming el programa le había impuesto una orden de alejamiento contra el cadáver.

El Intermedio volvió a rizar el rizo, Villas realizó una ouija con el dictador vendiéndolo como una exclusiva mundial. Presuntamente consiguieron contactar con él y afirmó que le daba igual lo que hiciesen, porque él no estaba enterrado en El Valle de los Caídos [VIDEO]. Franco abandonó la comunicación espiritual después de que le preguntasen si era cierto "que solo tenía un testículo".

Veremos qué se les ocurre hoy a las 21:30 en La Sexta.

Las disculpas del programa

Viendo la repercusión que había tenido el primer programa, El Gran Wyoming intentó "disculparse" con los espectadores por lo ocurrido.

"La cosa no salió tan bien. Quiero pedir disculpas por esas bochornosas imágenes y arreglar un poquito el desastre para llevar serenidad a los que se hayan sentido ofendidos con este acto".

"Somos conscientes de que el cuerpo embalsamado de Franco sufrió un percance. Lamento muchísimo todo lo sucedido, a veces uno hace las cosas con la mejor intención pero no salen, como la transición. No Podemos permitir que un dictador de primera categoría acabe haciendo la croqueta en plató".

Después de esta peculiar disculpa, como ya se ha contado, volvieron a tirar el cadáver al suelo por "error" y posteriormente le amputaron los brazos

Ya han tenido problemas con la justicia

Dani Mateo, en 10 de mayo de 2016 dijo en antena: ""El Valle de los Caídos alberga la cruz cristiana más grande del mundo, con 200.000 toneladas de peso y 150 metros de altura, el triple de lo que mide la torre de Pisa. Y eso es porque Franco quería que esa cruz se viera de lejos, normal, porque quien va a querer ver esa mierda de cerca".

El chiste hizo que la Asociación en Defensa del Valle de los Caídos (ADVC) denunciase al colaborador y a El Gran Wyoming por ofensa a los sentimientos religiosos. Primero, un juzgado de Pozuelo desestimó la querella, pero la Asociación insistió y la llevó a la Audiencia Provincial, que sí la admitió a trámite.

Finalmente, y después de que el presentador y el colaborador fuesen a declarar, un juez de Madrid archivó la querella, Después de conocer la noticia, los humoristas afirmaron en tono satírico que les privaron "de la oportunidad de ingresar en Soto del Real".