Hace unos días, el periodista Gustavo González [VIDEO]se quebró en plena emisión del programa Sálvame [VIDEO], debido a unos comentarios emitidos por sus compañeros en dicho programa por la situación romántica entre él y la escritora María Lapiedra.

Debido a ello, Gustavo estaba dispuesto a desnudarse emocionalmente frente a las cámaras y someterse a una sesión de coaching con Cristina Soria, la psicóloga del show. El paparazzi tuvo que colocar en una ruleta donde se encontraba él a sí mismo en diversos aspectos de su vida, tales como el amor, el dinero, la salud, y demás.

Sobre la sesión de Gustavo

Televisando directamente una grabación de la sesión de coaching, Gustavo reacciona en vivo como ve su experiencia.

Cristina le coloca frente a una ruleta que mencionaba 8 grandes cosas de su vida: Sálvame, negocios, ocio, familia, salud, economía desarrollo personal y el amor.

Cristina le indica que con un tacho ubique donde se siente en su vida, mientras más cerca del centro, peor o mejor según las razones que decía. Gustavo, colocó los tachos de la salud, los negocio, Sálvame y la economía sin dificultades ni razones por la cual el periodista se podría sentir mal. Sin embargo, el ocio, la familia, el desarrollo personal y el amor no salieron tan bien parados, y en cada uno de ellos expresó una preocupación.

En el ocio dijo que no estaba haciendo nada de lo que le gustaba hacer, ya que últimamente no había tenido ganas de nada. En la familia dijo que él era una persona muy cariñosa, de tacto y que sus cuatro hijos no dejaban que se les acercara todo el tiempo, y que sólo lo hacían de manera ocasional.

En el desarrollo personal dijo que se sentía estancado y que hay ocasiones en las cuales quisiera dejarlo todo y a todos, y que su hermano le ha aconsejado en ser mas firme en ciertos aspectos. En el amor teme a veces no ser correspondido, y que se canse de él por volverse un hombre poco interesante y tristón.

Gustavo dice que últimamente todo le afecta, sobretodo la falta de sus cuatro hijos, no física sino emocional y que su relación con sus hijos es complicada, pero que lo entiende y que es cuestión del tiempo el reencontrarse con ellos.

El consejo de la psicóloga

La idea de la ruleta es que, al igual que la misma, si tu vida esta balanceada al unir los tachos como si fuera un dibujo por puntos sería tan redonda como los bordes de la ruleta. Sin embargo, Cristina dijo que a ella le parecía que su círculo era más parecido a un saco, de esos en los que se llevan las patatas, y que esto era debido a que Gustavo tiene esta manía de querer controlarlo todo.

Según Cristina, el periodista tiene la necesidad de protegerse, pero que sobretodo desea proteger a resto.

El periodista debe dejar que las cosas tomen su cauce y no intervenir con tanto ahínco. El paparazzi se carga de cosas y eso lo hace vulnerable.

Al final del día Gustavo reconoce lo que debe trabajar y se abre sin más para las cámaras de Sálvame, programa en el que evidentemente se preocupan mucho por él y lo único que desean es apoyarlo en todo lo posible, es cuestión de ver como saldrá de este lío el queridísimo Gustavo González