Vayamos por partes: si algo nos dejó claro la gala de ayer fue los claros favoritismos de Jorge Javier y suponemos que de Telecinco por algunos concursantes en detrimento de otros.

Las encuestas que han acertado todas las semanas en quien sería el expulsado, solo fallaron con Melissa, ese auténtico mueble de Ikea, al que ahora en plato parecen darle mucho Red Bull por lo que grita y gesticula, echando porquería encima de algunos de sus compañeros con inusitada alegría, la que no demostró en el Reality.

Pues bien, a pesar de contar en la séptima gala con un 42,4% de votos lo que la hacía claramente candidata a quedarse, por esos incomprensibles giros del destino fue expulsada frente al porcentaje de Alberto Isla que era solo de un 13,4% de votos a favor.

Ayer nuevamente volvieron a fallar las encuestas ya que el expulsado debía haber sido Logan que solo contaba con un 5,1% de votos a favor frente al 17,1% de Romina. No sé si pensaréis lo mismo que yo, pero no me digáis que no es curioso el dato. ¡Hay que ver los sorpassos de última hora las sorpresas que nos dan!

Lo de Francisco

Este hecho fue lo más paranormal de todo. El cantante que se ha dedicado a esparcir su bilis sobre todos sus compañeros sin excepción, hablando mal a unos de otros y así sucesivamente, protagonizó ayer un encontronazo con Sergio que es otro correveidile de cuidado.

Estaba Francisco, que ahora forma junto con Sofía y Raquel el triunvirato de los que se creen finalistas gracias a la protección de Telecinco, cocinando arroz y los chicos le pedían que lo hiciese un poco menos seco a lo que él se ponía en plan “a mí nadie me tose” y les decía que no sabía hacer arroz caldoso y que ajo y agua.

Sergio, asaba al mismo tiempo un espeto y le dijo algo sobre no saber cocinar arroz caldoso a Francisco, que con el machete se disponía a probar el arroz. Respuesta del cantante: “No me faltes al respeto que mira lo que tengo en la mano”.

Podemos decir que es una bravuconada de un machista impenitente, un alarde de mal gusto, un sarcasmo, que Francisco ladra pero no muerde o lo que queramos para quitarle importancia, pero lo que se dijo ahí está.

¿No le acusaron Sofía, su nueva mejor amiga y María Lapiedra de haber dicho algo que sería causa de su expulsión disciplinaria, lo que demuestra el talante de este personaje? ¿A que juega Telecinco?

El fallo de Sergio, que es muy joven y algo simple, fue no preguntarle si lo estaba amenazando y ver la reacción del cantante, pero el mozo se quedó casi sin palabras y fue a contarlo a los demás.

Podría aprender de Raquel Mosquera que no pierde ripio y cuando alguién le dice, por ejemplo, que parece que no entienda las cosas, grita: ¿Qué me estás llamando, cortita? y así obtiene la atención de los cámaras y queda siempre como la víctima.

Tras contar Sergio lo sucedido, se armó un cisma que Telecinco no estaba dispuesto a permitir. A Francisco ni tocarlo, debieron decirle a Jorge por el pinganillo.

El presentador volvió a ridiculizar a Sergio y de rebote a Logan, no solo quitando toda la importancia a la frase, sino diciendo que eran niñatos y pueblerinos y que el hecho en sí era lo más ridículo que se había visto en un plató de Televisión.

Consecuencia: Francisco se creció y María Jesús [VIDEO] y Joao que habían hablado de lo sucedido con Francisco reconviniéndole su actitud, quedaron como dos personas absurdas que se hacían eco de un rumor que poco menos que Sergio se había inventado.

El amigo de Sergio en plató, quiso dejar claro el tema de la ‘amenaza’ y Jorge Javier [VIDEO] cruzando sus manos de uñas algo largas y con manicura francesa, cortó rápidamente y volvió a hablar de ridiculez. Ridiculez sí, la de Telecinco queriendo que veamos lo negro, blanco.

Pero la audiencia no es tonta y las redes ardían de indignación.

Todo por la audiencia

Esa es desde siempre la consigna de un buen show televisivo, claro que eso nunca debería incluir el hacerle una vil encerrona a un señor que lleva dos meses desconectado de su realidad cotidiana, nada más llegar a plató.

Alberto Isla llegaba lleno de sentimientos de amor, que con la soledad de la isla han crecido y se encontró con un pastel totalmente indigesto. Las imágenes que venían a demostrar que mientras él pasaba penalidades en Honduras, Chabelita se paseaba, bailaba y se dejaba querer en las ferias a las que dice que ha dado su corazón.

Y no solo eso, se enteraba de que ella había dormido en una habitación de hotel con un desconocido, con el que asegura no frungió, lo cual es bastante difícil de creer, claro.

La maquinaria para separar a esta pareja, hace días que está en marcha y por eso Alberto estaba en plató. El resultado: un 31,5% de share. Y para conseguir ese dato, la casa es grande y no repara en gastos. Se machaca a Supervivientes, se manipula a la audiencia y se rompen las parejas que haga falta.