Hace pocas horas nos enterábamos de que Raquel Bollo y su actual novio, el empresario Mariano Jorge Gutierrez, aquel que se suponía era un terrateniente dueño de un macro cortijo una parte del cual estaba dedicada a la organización de bodas y eventos, se trasladan a un chalet en una urbanización de lujo situado en Bormujos, provincia de Sevilla y por el que pagarán mensualmente [VIDEO] la friolera de 2.000 euros.

Ya el pasado año, supimos que no era oro todo lo que relucía, que el cortijo solamente lo tenía arrendado y que en abril de 2017 el grupo Grupo MRF Cartuja, del que él era inversor, fue llevado a concurso de acreedores por declararse insolvente.

Raquel colgaba hace unos días una foto en la que se la podía ver junto a su portátil diciendo, que sus nuevos proyectos requerían muchas horas de ordenador y por eso debía darse masajes. Ignoramos cuales serán esos nuevos proyectos, pero si que tenemos noticias jugosas que contaros.

Sálvame destapó en febrero su ruina económica

Efectivamente fue su antiguo programa [VIDEO] el que destapó los pufos que la atenazan cuando Raquel decidió participar en el programa light de la cadena Viva la vida, ejerciendo de tertuliana junto a Toñi Moreno. Ella lo vio como una venganza y eso pudo ser, pero ahora se demuestra que nada de lo que dijeron era mentira.

Al novio y a Raquel se les conminó por el nuevo propietario de la finca, a dejar el cortijo más pronto que tarde y ahora vemos que los enamorados se marchan con todos sus bártulos a una urbanización de lujo, pero en régimen de alquiler, que es lo que hacemos el común de los mortales cuando no podemos meternos en una hipoteca, claro que a un nivel mucho más económico.

Parece que en la vida de la ex mujer de Chiquetete, reza aquello de: “La casa es grande y no repara en gastos”.

Ella montó en cólera cuando salió a la luz no solo lo del cortijo sin también que sus dos propiedades rehipotecadas, estaban embargadas por su deuda millonaria con Hacienda y que su tienda de ropa tampoco le daba ninguna alegría a pesar de afirmar que ella misma diseñaba la ropa que vendía.

La palabra “demanda” parecía cernerse sobre Mediaset, pero no se muerde la mano que te da de comer y además poner demandas no es gratuito, por lo que la cosa quedó solo en una bravata más.

Su ex representante la pone entre la espada y la pared

Pepa Caballero, está que fuma en pipa contra Raquel Bollo a quien ganó un juicio en 2015 no habiendo todavía conseguido cobrar lo que su ex representada le adeuda. Recordemos que Raquel abandonó Sálvame en 2016 diciendo que su economía estaba saneada, lo que se ha demostrado que no era cierto.

La representante va a por todas ya que son tres los juicios que ha ganado y el último, refrendado por el Tribunal Supremo, por lo que Raquel Bollo tiene que pagar sí o sí.

Afirma Pepa que Raquel tiene todo embargado y que entre esos bienes no aparece ninguna tienda. Sus coches están a nombre su hijo Manuel y no entiende como lleva el tren de vida que lleva: “Tiene 30.000 motivos para tener un problema”.

Pepa afirma con dureza: "Es una rata metida dentro de un laberinto". "Tires por donde tires, cojas la calle que cojas, Montoro y yo te esperamos. Y ten cuidado, porque los que intentan vivir y no tributar tienen un problema”.

Tampoco el novio de Raquel a quien llama: “Empresario de medio pelo” le merece más consideración ya que considera que si fuese verdad que tiene dinero pagaría las deudas de su novia. El conflicto está servido.