Dicho y hecho. Belén Esteban lo había venido repitiendo una y otra vez en todas y cada una de sus apariciones en los medios de comunicación, tanto delante de las cámaras como a las revistas: Que nadie esperara que se conformaría con recuperar su dinero con intereses y con las costas del juicio contra Toño Sanchís. Ni mucho menos.

La intención de la colaboradora mejor pagada de Sálvame es ya otra desde hace mucho tiempo. Concretamente desde el momento en el que se inició el proceso judicial que la declaraba vencedora: Dar la puntilla a Toño Sanchís y acabar con él y su familia como, según ella, él ha querido hacer con ella durante todo el proceso del que ha salido triunfante.

Sanchís saldría anciano de la cárcel

De ahí que esta haya iniciado ya, de la mano de sus abogados, un nuevo proceso judicial [VIDEO]contra el representante de famosos, en este caso por la vía penal. Es decir, acusándole de otra serie de delitos, más allá de los fiscales que ya están juzgados sin posibilidad de que le supongan más pena, que llevan aparejado pena de cárcel.

Algo que, según han podido saber nuestros colegas de Es Diario, "ya se ha iniciado", siendo el total de años de prisión que le podrían caer al agente de famosos en el caso de ser condenado por todos los delitos [VIDEO] que recoge la demanda, la friolera de 27 años.

Casi tres décadas de privación de libertad que darían la puntilla tanto a él como a su familia ya que, al salir, teniendo en cuenta que ahora el valenciano tiene 45 años, tendría, ojo al dato, 73 primaveras a sus espaldas.

Dicho de otra manera, podría ir a la cárcel en la flor de la vida y volver a respirar aire fresco ya jubilado, con nietos y con una salud de lo más deteriorada.

De hecho, sobre este último asunto, y sobre todo a raíz de que supieran que ahora Belén estaba estudiando llevarlo a la cárcel lo antes posibles, provocaba que tanto él como su mujer y otros miembros de su familia hubiera empezado, supuestamente, a recibir tratamiento psicológico.

El oscuro futuro de Toño

Y es que lo que los letrados que llevaron su caso en el juicio ya perdido por lo civil con la Esteban, le habrían hecho ver que tiene muchos números para que el procedimiento penal sea admitido y se estudie la posibilidad real de que el valenciano tenga que acabar entrando en prisión.

Sea como fuere, y tras cambiar de abogados, su idea es tratar de demostrar que es inocente y que nunca cometió ningún delito contra su ex representada. El futuro se le empieza a teñir ya de azul oscuro, casi negro.