"Quien ríe el último, ríe mejor". Esta debe ser la frase que más estará repitiendo el que fuera representante de Belén Esteban durante más de una década, Toño Sanchís, a raíz de las últimas noticias que llegan en relación al agente de famosos.

Y es que el valenciano estaría a punto de firmar un inesperado cambio en el guión que abriría la puerta de un posible nuevo recurso y de una nueva táctica judicial que, finalmente, pudiera hacerle acreedor de la ansiada victoria frente a su archienemiga, vencedora en las dos primeras instancias del Toñogate.

Hablamos del cambio de representantes legales que, según el periodista Antonio Rossi [VIDEO], estaría a punto de consumir el levantino tras su última visita a la capital del Turia tras conocer al detalle los pormenores de la sentencia en su contra y que, tanto él como su entorno, estarían convencidos puede resultar capital en todo este asunto.

Cambio de abogados de Toño contra Belén

Porque de confirmarse que Toño Sanchís opta por cambiar de bufete y de defensa, por una con experiencia en revertir casos en los que la jurisprudencia [VIDEO]abre una puerta a la esperanza, como es el caso del representante de famosos, todo es posible si se consigue armar un recurso que sea admitido a trámite ante el Tribunal Supremo. Aquel que admite recursos en última instancia, salvo que el afectado considere que su fallo contradice la Constitución, cosa que no sucede en su caso concreto.

De esta forma la nueva estrategia judicial de Toño Sanchís se centraría, de mano de estos nuevos representante legales, en recoger todos aquellos casos en los que, como él reclama, se ha dado la razón a quienes defendieron que en los casos de amistad latente se anteponían los acuerdos verbales a los firmados, y en compararlo con su caso ante un tribunal de la manera más verosímil posible.

La nueva estrategia de Toño Sanchís

Algo que, al parecer, le habrían vendido y muy bien los que apuntan a ser quienes desde ya mismo tomen las riendas de este caso que, de no admitirse recurso, obligará al enemigo público número uno de Belén Esteban a tener que ingresar en la cuenta bancaria de esta última la nada despreciable cantidad de 600.000 euros, en concepto de indemnización y costas judiciales.

Si algo ha dejado claro Toño a estas alturas es que, si en algo no piensa ahorrar, es precisamente en abogados para dar la vuelta a su situación judicial. No obstante, parece que su futuro en el Supremo, es azul oscuro casi negro.