Kiko Hernández, se mostraba cabizbajo en "Sálvame [VIDEO]" asegurando tener información muy grave de un colaborador. Tan grave era la situación, que no se atrevía a decirla y estaba dispuesto a cederle el testigo al compañero o compañera que tuviese el valor de darle salida.

¿Preocupación auténtica o falta de empatía?

Mira que lo intenta, pero al igual que le sucede a su ahora mejor amiga Belén Esteban [VIDEO], la empatía no parece ser parte de su ADN y ayer volvió a dar una buena muestra de ello, dejando claro que si hay algo que le mueve es el brillo de las cámaras y sentirse el centro de la acción, cuanto más polémica mucho mejor.

Estuvo mareando la perdiz unas dos horas, siempre con cara de entierro y diciendo sin decir, lo que pasa es que en plató también estaba otra colaboradora cuyo afán de protagonismo es más que notorio: María Patiño, que no perdió el tiempo señalando a Kiko Matamoros como el afectado y no solo eso, también se permitió dar clases de moral a Matamoros y a su mujer Makoke, insinuando como en el cuplé: “De dónde saca pá tanto como destaca”.

¿Kiko Matamoros arruinado?

No iba Kiko Hernández a dejar escapar el bombazo, así que en cuanto vio que Patiño tomaba la delantera, se lanzó en tromba explicando que la noche anterior había recibido una llamada y que su compañero y amigo Kiko Matamoros tenía menos de un mes para hacer frente al pago de la hipoteca de su casa en “La Finquilla” de la que adeudaba, según palabras de Hernández, 4 o 5 meses de hipoteca y por eso el Banco se disponía a subastarla dejándole en la calle.

A la deuda de más de un millón de euros que Matamoros tiene con Hacienda se sumarían unos 300.000 euros que acumula su mujer Makoke.

Fue el propio ex colaborador de “Sálvame” quien llamó para negarlo todo y decir que si eso fuese verdad no habría rechazado participar en “Supervivientes” cuando le ofrecían 30.000 euros semanales.

Pero ya metidos en harina, no iba a consentir Hernández que se le escapase la “noticia” y así aseguró que de una importante agencia inmobiliaria le confirmaban que Kiko Matamoros tenía puesta a la venta su casa desde hace tiempo y que había un deportista interesado, por lo que si el banco la reclamaba, a la susodicha agencia les venía muy mal para lo suyo.

Investigando un poco hemos encontrado la agencia en cuestión y hemos podido ver que en efecto hay a la venta un chalet adosado, igual al que los Matamoros exhibían en las páginas de una revista del papel cuché, por 1.500.000 euros.

Recordemos, que si bien la urbanización “La Finca” es de súper lujo con chalets independientes de varios millones de euros, los adosados de “La Finquilla” son el 'quiero y no puedo' de la urbanización y de ahí su precio más económico, aunque muy por encima del que puede pagar la media de la población española.

Las licencias de Cabify

Hace tiempo que Jimmy Giménez Arnau comentó que Matamoros dejaba "Sálvame" además de por hartazgo y para evitar hundirse con ellos, porque se había hecho con licencias de taxi Cabify que le reportaban pingües beneficios.

Ayer también confirmaron que las licencias en cuestión serían tres y que hay taxistas que lo tienen en su punto de mira ya que consideran que se ha hecho con ellas de una forma algo dudosa.

¿Está arruinado por vivir por encima de sus posibilidades como afirma María Patiño? ¿Es todo una cortina de humo? No tardaremos en saberlo. #Televisión #Reality