El monarca Felipe VI vuelve al ojo del huracán en uno de los días más difíciles de su reinado. Con motivo de la inauguración del Mobile Word Congress, Felipe VI ha puesto rumbo a Barcelona, su primera visita después de las cargas policiales que tuvieron lugar el pasado 1-O. Si hace tan sólo unas horas, era la propia alcaldesa de Barcelona, Torrent y la Generalitat los que se negaban a recibir a Felipe VI argumentando que "una cosa es el respeto institucional y la educación y otra cosa es la pleitesía", ahora, han sido los centenares de manifestantes los que han arruinado definitivamente la visita del rey a Barcelona.

Primeros enfrentamientos y empujones tras cortar el acceso al Palau

Concretamente, las manifestaciones están teniendo lugar en los principales accesos del Palau de la Música de Barcelona, requiriendo incluso presencia de los Mossos d'Esquadra, quienes han bloqueado con furgonetas el acceso al recinto por el que tendrá que entrar Felipe VI, hecho que ha producido diversos enfrentamientos y algunos empujones.

Los manifestantes han sido convocados por entidades soberanistas y los llamados "comités de defensa de la república" como protesta por el papel que el jefe de Estado tuvo tras el 1-O.

Convulso encuentro entre manifestantes independentistas y otros con banderas de España

Justamente, antes de las 18.00 h, un grupo de unos 40 manifestantes han sido desalojados por los Mossos. Entre los asistentes a esta manifestación, se han podido apreciar carteles a favor de los presos políticos, produciéndose numerosos forcejeos y empujones entre los manifestantes y los Mossos. Sin embargo, la situación más delicada ha tenido lugar en la calle Comtal, donde se han encontrado manifestantes [VIDEO]independentistas con otros que portaban banderas españolas [VIDEO] al grito de "Puigdemont a prisión".

Las directrices de Òmnium Cultural para mostrar su rechazo a Felipe VI

No obstante, es a las 21.00 h cuando se ha convocado una gran cacelorada por la CUP, Asamblea Nacional Catalana y Ómnium cultural en contra del monarca.

Más concretamente, Òmnium cultural ha aconsejado hacer sonar el claxon a las 21.00 h en el caso de que se esté en un coche. En definitiva, la polémica y el malestar está servido en Cataluña con la presencia de Felipe VI, aunque eso sí, el Gobierno ya se ha pronunciado tras la decisión del gobierno y la alcaldía de Cataluña de no recibir al monarca a su llegada a la inauguración del Mobile Word Congress, tildando la actitud de Ada Colau de "mezquina y ruín".