Publicidad
Publicidad

La Televisión absorbe y sobre todo cuando eres un personaje público, conocido y formas parte de uno de los espacios más polémicos y que más minutos regala a los espacios sobre zapping en la pequeña pantalla.

Algo que saben más que bien todos los que llevan formando parte del circo mediático en el que se ha convertido Sálvame de un tiempo a esta parte y que ha supuesto que varios de los colaboradores de este espacio hayan tenido que abandonar su lugar, a pesar de la altísima remuneración que estos perciben por cada "función".

Después de que lo hicieran Raquel Bollo, Rosa Benito o Karmele Marchante, el último en abandonar su silla de forma voluntario era Kiko Matamoros. La razón esgrimida, a pesar de sus deudas, su día a día en el programa de corazón decano de la televisión española le estaba consumiendo de tal manera a él y a su familia que ya no le compensaba seguir allí.

Publicidad

Era el momento de buscar alternativas a sus ingresos y, de paso, recuperar el tiempo perdido con su familia y amigos tras una década dedicada en cuerpo y alma a la televisión y todo lo que rodea a esta en forma de fiestas, bolos y apariciones de todo tipo y en distintos espacios de la pequeña pantalla.

También era el momento de retomar alguno de los vicios confesables que este tenía aparcados como lo es jugar a cartas, tanto en familia como amigos, la secreta afición que pocos compañeros suyos conocían y a la que tantas horas había dedicado antes de enrolarse en el proyecto televisivo que cambió para siempre su vida.

Algo que este mismo confesaba recientemente calificándolo como "su pasión", tal y como recogen nuestros compañeros de EsDiario, quienes hablan de una debilidad que por fin ha podido retomar.

Publicidad

Allí recogen unas palabras que dejan poco lugar a dudas sobre el "enganche" bueno que este tiene con los naipes: “Estos jugando mucho a las cartas, es una pasión que tengo. Estos disfrutando de mi gente y mis amigos”.

La última aparición de Kiko Matamoros en televisión podría estar al caer

Con 61 años, y al borde de la jubilación, parece que los nuevos negocios de este no impiden al madrileño estar disfrutando más de su familia y amigos de siempre desde que dejara hace muy poco Mediaset España y la vida pública, al menos en el primer nivel.

A pesar de que se ha insinuado que su último servicio a Telecinco podría ser enrolarse en el próximo GH VIP que empezará en el mes de septiembre, todavía no hay nada confirmado.

Publicidad

Quizás no venga mal un último gran ingreso que le permita echar más partidas de cartas.