Cuando todavía no se ha producido ni un mes de la que fuera su última aparición televisiva en el Sábado Deluxe en el que explicó los distintos motivos que le llevaron a "colgar las botas" e iniciar una nueva como empresario alejado de todos los asuntos mediáticos que han venido dañando su vida personal y la de su familia, #Kiko Matamoros ha vuelto a #Telecinco.

Lo hacía en el programa dominical de repaso a la actualidad Viva la vida presentado por su amiga Toñi Moreno y con el cartel de protagonista de una historia que le ha tocado muy de cerca durante muchos años y que, por suerte para él, ha tenido un final de lo más feliz para sus intereses personales...

y económicos.

Hablamos del litigio que este ha venido manteniendo a lo largo de los últimos tiempos con Ernesto Neyra, el que fuera marido de Carmina Ordóñez tras una denuncia del ex bailaor en el que este les pedía tanto al ex representante como a su mujer una cuantiosa indemnización por haberles "arruinado la vida", [VIDEO] según sus propias palabras.

Una guerra en los juzgados que se saldaba la pasada semana a favor del que fuera colaborador de Sálvame y que supone, de entrada, que no hay lugar a indemnización alguna, por un lado, y, por otro, al pago de unas costas que, dada la dilatación en el tiempo del caso, ascienden a los 25.000 euros, según palabras de Kiko.

Sobre todo esto hablaba un Matamoros que, desde el principio, vio que la acusación de Neyra no estaba fundada y no llevaba visos de prosperar por varios motivos.

El primero, que alguien que había conseguido sacar "medio millón de euros vendiéndose como una víctima y aprovechándose de un hecho desagradable" tenía poca credibilidad ante un juez.

El segundo, que acababa por hundir su demanda, el hecho de que este esperara "cuatro años y pico" para acordarse que se le había faltado "al honor" a través de unas declaraciones dejando claro que lo que estaba buscando desde el inicio era una compensación económica a raíz de una mala gestión o "mala administración" del dinero.

Los líos de Matamoros en los juzgados

Con todo esto, parece que lo que ha hecho el tiempo es caer por su propio peso y, de paso, librar a Kiko de una indemnización que de haberla tenido que afrontar podía haberle causado un importante agujero en su economía familiar. De momento, y mientras se lanzan varios de sus proyectos profesionales [VIDEO]de futuro, parece que no tiene intención de evitar la televisión si no para volver a Sálvame. Muchos se preguntan cuánto tardará en volver a otro programa.