A raíz de la supuesta agresión sexual a una concursante de Gran Hermano habían empezado a multiplicarse las críticas a los distintos estamentos encargados de velar por la seguridad de los telespectadores, así como de los derechos de las mujeres por no manifestarse pública y contundentemente ante unos hechos que llevan ya unos días en las manos de la policía.

Finalmente, tras haberlo reposado internamente y, sobre todo, a raíz de las palabras de la afectada confirmando que habría sido víctima de un abuso, el gobierno, a través del Instituto de la Mujer, organismo que depende directamente del Ejecutivo, ha decidido manifestarse abiertamente ante lo que considera una hecho tremendamente grave.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Lo hacía a través de una misiva [VIDEO] en la que aseguraba que este organismo se mostraba, tras la demanda interpuesta por la productora al presunto autor de los hechos, en condición de condenar "tajantemente cualquier forma de agresión contra las mujeres", sin ser en esta ocasión distinto.

Centrándose ya directamente en el hecho que ha provocado que se viertan ríos de tinta a la espera de que se inicie un proceso judicial si el instructor del caso así lo considera oportuno este ente habla de la responsabilidad de la cadena que emite este tipo de contenidos en los que se muestran "actitudes claramente sexistas", así como comentarios que agreden directamente a la integridad de las mujeres hablando de "trato vejatorio" y de una "discriminación" inadmisible.

Qué le puede pasar a Telecinco tras esta denuncia del Instituto de la Mujer

De momento, la denuncia del Instituto de la Mujer se queda en un plano comunicativo, a modo de advertencia que, de paso, quieren hacer extensible al resto de cadenas ante la constante emisión de contenidos que atentan contra la dignidad de las féminas.

Y es que una denuncia [VIDEO]en firme podría acabar con GH y una multa incalculable.

No obstante, y en el caso de reincidir, este organismo no descartaría dar un paso más en su condena y exigir, como por otro lado ya se ha realizado desde distintas organizaciones que velan por los derechos de ellas, el cierre de la emisión de Gran Hernano y todo tipo de programas en los que no se respeten las mínimas normas de convivencia que nos hemos venido dando los españoles con el paso de los años.

Lo que ahora falta por ver es cómo va a reaccionar Telecinco a estas palabras y si tiene previsto dejar pasar el caso o ir un paso más allá en busca de esclarecer lo que habría sucedido bajo su tutela. No lo tiene fácil.