El 2 de octubre se estrenó la nueva temporada de Lucifer. El argumento de la serie combina elementos sobrenaturales con una trama policial. El mítico ángel caído se ha cansado de gobernar el infierno y ha tomado unas vacaciones en la ciudad de Los Angeles, donde regenta un club nocturno. Allí conoce a una oficial de policía y por diversas circunstancias, terminará siendo su compañero en la lucha contra el crimen.

Parece que la historia bíblica está de moda en Televisión y en concreto Satán -uno de los muchos nombres del ángel caído- ha sido llevado a las pantallas en varias ocasiones, como por ejemplo en la serie de The CW, Supernatural [VIDEO].

Sin embargo, Lucifer es la primera serie en la que el personaje tiene un papel protagonista. La idea de un Lucifer ambiguo, ni completamente malo ni completamente bueno, resulta muy atrayente de la mano de Tom Ellis, que es capaz de darle muchos matices al personaje.

La nueva temporada ya disponible en HBO España, incorpora varias novedades:

Lucifer vuelve a ser un ángel

La segunda temporada terminó con un enigmático plano de Lucifer recuperando sus alas de ángel, las cuales se había cortado como forma de rebelión contra su padre. A esto hace referencia el título del capítulo 1 de la tercera temporada: They're back, aren't they? (Están de vuelta, ¿verdad?). Efectivamente, las alas de Lucifer han vuelto y además para quedarse.

En el episodio vemos que intenta contárselas varias veces, pero le vuelven a crecer.

Al principio parece un acto divino, sustentado por el hecho de que Lucifer ha perdido su cara de demonio. A todos los efectos, vuelve a ser un ángel (si es que alguna vez dejó de serlo, porque la serie nunca le trató como un demonio). Sin embargo, parece que alguien oscuro está detrás de estos sucesos: un misterioso y potencial villano, conocido como The Sinnerman (el Pecador).

Tom Welling se incorpora al elenco

Tom Welling, quien para muchos siempre será Clark Kent, da vida a Marcus Pierce, un teniente de policía que de momento se ha presentado como un personaje odioso, algo machista y altanero. La reaparición de Welling en la pequeña pantalla se esperaba con emoción y no ha defraudado. Llevaba tiempo negociando con FOX - la cadena donde se emite la serie en EEUU - pero no había un papel adecuado para él.

Finalmente, le ofrecieron trabajar en Lucifer y tras ver algunos episodios de la serie, el actor no se conformó con los diez capítulos que le ofrecían, sino que insistió para firmar por quince. Su llegada a la serie ha traído muchas preguntas: ¿Tiene el teniente Pierce una doble identidad? ¿Es el villano de la temporada? ¿Va a ser competidor de Lucifer?