Massiel ha sido una de los muchísimos invitados que en esta semana han asistido al estreno de La Familia Addams, musical que ha tenido lugar en el Teatro Calderón de Madrid, y durante esa noche explicó que ya cuando casi nadie viajaba a Londres o Nueva York para poder disfrutar de un estilo como es el musical, ella lo continuaba haciendo ya que le encantaba.

Dijo que era una obra que le gustaba a cualquier miembro de la familia, pero que había un problema y era que para hacerlo bien hacía falta invertir una gran cantidad de dinero y se necesitaban grandes artistas que sepan actuar, bailar y cantar de la mejor manera posible y cuidando cualquier detalle, como el decorado, y lo que no podía faltar era la música en directo, pero en concreto le parece muy bien y lo considera muy recomendable.

Aparte de todo lo relacionado con las artes escénicas y el boom que provocó el estreno del clásico La Familia Addams, no se olvidó de que era una noche bastante complicada, debido a la situación que actualmente se está viviendo en Cataluña, y Massiel quiso expresar su opinión acerca de la situación que se encuentran viviendo los ciudadanos residentes en esta comunidad. La cantante nunca ha tenido problemas a la hora de decir lo que piensa, aunque sabe y da por hecho que habrá siempre quien te critique.

Comentó que ya sabía bien lo que costaba la democracia, y que por eso estaba tan enfadada, que habíamos estado 500 años juntos y Cataluña había dado en el siglo XIX un gran impulso con los textiles, pero que no había que olvidar que si no hubiera sido por el resto de la mano de obra española, hoy día Cataluña no sería ni la mínima parte de lo que es.

Opina que "España es Cataluña y Cataluña es España".

Massiel también opinó sobre Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina

Pero la cosa cambió cuando se le preguntó por Joan Manuel Serrat [VIDEO] y Joaquín Sabina acerca de lo que opinaba cuando se los llamó fascistas, ya que no estaban de acuerdo con la independencia y su respuesta ha sorprendido muchísimo. Dijo que de ellos era mejor no hablar, ya que había demasiado que decir y tanto uno como otro habían sido cínicos en varios momentos de su vida.

Massiel no quiso hablar más del tema y cortó la conversación tras estas afirmaciones, mientras que otros compañeros sí que ofrecieron su opinión acerca del delicado momento vivido en Cataluña. Miriam Díaz Aroca fue la más breve, aportando que era partidaria de la unidad y está totalmente en contra de la separación, que con esas palabras no era necesario decir nada más.