Gran Hermano 18 se está caracterizando por ser la revolución de todas las ediciones, pero no estamos hablando de una revolución positiva, sino una negativa, cargada de malos datos de audiencias e ideas que no pasan de ahí, cosas poco creíbles que la dirección del programa propone gala tras gala, logrando el enfado de la audiencia y el rechazo por parte de la misma.

Hace poco más de un mes, después de la larga espera a cargo de Mediaset, prometiendo a los fieles seguidores la llegada de una revolución cargada de nuevas y espectaculares novedades, inicia Gran Hermano 18 o, mejor conocido, cómo GH Revolution.

El primer error de ésta edición fue monumental e imperdonable, pues el momento mágico del reallity son las primeras impresiones por parte de los concursantes que lograron entrar a la casa, para así detectar, por parte de la audiencia, los posibles feelings. La dirección del programa decide cargarse éste momento incorporando a cien personas que habrían pasado a la etapa final de casting dentro de la casa y, durante dos galas, ir eliminando a inmensa cantidad de personas, hasta dar a conocer a los dieciocho concursantes definitivos.

¿Buena o mala idea?, pues desde lo personal, lo considero una pésima idea, pues cómo bien he dicho al inicio del artículo, el momento estrella de éste programa son las primeras impresiones.

Laura Velasco, ¿transexual por convicción?

Kiko Hernández dio a conocer en Sálvame, programa donde trabaja, la posible condición respetable de ésta concursante, afirmando ser transexual. Desde la notificación de esta mega bomba, son muchas las especulaciones que se han hecho dentro y fuera de los medios de comunicación, cuestionando las intenciones de la concursante y las ganas de querer lograr a una fama perseguida y muy deseada por la mayoría de las personas que entran cada año.

Podemos afirmar a día de hoy que, efectivamente, Laura es transexual desde temprana edad, y es que la concursante más tímida pero con las ideas muy claras, estaría orgullosa de lo que es y no tendría la necesidad de utilizar una condición sexual para lograr algo, pues todos sabemos que es capaz de lograrlo por ella misma, gracias a su personalidad.

Miriam y Laura, ¿amistad real?

La gallega y la transexual, una de las amistades más sonadas en ésta edición, estarían dando mucho de que hablar, y es que en comparación con la última amistad fiel de la última edición, Adara y Bárbara, éstas quedan muy lejos de una verdadera amistad.

Muchos apuntan y atacan el inmenso papel teatral usado por la gallega con el fin de atraer a la audiencia, mientras otros acusan a Laura de traidora, la única verdad es que, al igual que el año pasado, ambas están dando juego dentro y fuera de la casa y para los pésimos datos de audiencia que está teniendo ésta edición, es lo importante. #LGTB #gh18 #Telecinco