5

Desde que en 2011 la cadena de pago estadounidense HBO diese el pelotazo con este serial, de una manera u otra todos hemos visto algo relacionado con Juego de Tronos. Sin embargo, algunos de nosotros tras visualizar sus capítulos en repetidas ocasiones hemos reparado en otras cuestiones. Los decorados, esos elementos al fondo de la imagen que para algunos locos enamorados de esta serie, les dejan apabullados con las localizaciones y las escenas de interior debido a su calidad. Algunos de esos decorados son elementos artísticos, que en la serie se nos muestran mezclados y en ciertas ocasiones descontextualizados.

¿De dónde sale todo esto?

Al igual que el universo, todo tiene su origen y en este caso se conoce a su creador.

George R.R. Martin, un escritor y guionista estadounidense, oriundo de Nueva Jersey y vecino de Santa Fe, Nuevo México. G.R.R.M publicó en 1996 el primer volumen de la saga literaria Canción de Hielo y Fuego (CdHyF en adelante) sobre la cual, los Showrunners de la serie se han basado para hacer Juego de Tronos (título que coincide con el primer tomo de la Saga).

Martín ha dicho en numerosas entrevistas que se ha leído y, por ende, inspirado en muchos acontecimientos históricos para dar vida a su creación más afamada. En el universo de CdyF se respira un aire cargado de mediavalismos. Este mundo imaginario congrega una gran sociedad feudal, junto con tribus como fueran los Hunos, grandes imperios esclavistas como los del Antiguo Egipto o Persia, o elementos propios del Renacimiento. Ardua tarea cabe mencionar.

Esto se traduce en un totum revolutum que visto en pantalla a los conocedores del Arte les puede llegar a chirriar tamaña mezcolanza de épocas y estilos.

¿Dónde ver este arte infiltrado en Juego de Tronos?

A continuación, se enumeran algunos elementos que a priori pasan desapercibidos, pero que con una visión más exhaustiva de los capítulos y, por supuesto, un conocimiento más o menos extenso de la Historia del arte y de las artes suntuarias se pueden descubrir. Ciertos elementos que o bien responden a épocas anteriores o a posteriores. Elementos que para los hombres y mujeres del medievo (como son los de Juego de Tronos) resultarían imposibles de ver:

  • Si nos remontamos al primer episodio de la serie 1x01 Winter is coming, veremos como la comitiva real llega al castillo de Invernalia y dentro de esa caravana de gente, la Reina Cersei llega en un gran carruaje…He aquí el primer elemento atemporal para lo que supuestamente es un mundo medieval. Este tipo de carruajes, no fueron diseñados hasta el s.XVI, en el contexto europeo de la Edad Moderna, de hecho el propio Carlos V viajaba en una litera de viaje.
  • Otro elemento artístico infiltrado es la Columna abalaustrada. Diseñada por Diego de Sagredo en su tratado Medidas del Romano publicado en 1526. Esta columna fue uno de los principales aportes del Renacimiento español a la Historia del arte. En la serie podemos verla en numerosas ocasiones como parte del decorado interior en las cámaras reales. Se la pueda identificar por su forma abulbada en la base, simulando la flor del granado.
  • Desde la cuarta temporada, la capital de Dorne, Lanza del Sol ha salido en pantalla. G.R.R.M dijo que para la corte dorniense se inspiró en los reinos medievales de la Península Ibérica. En Juego de tronos hemos visto el Real Alcázar de Sevilla. Toda una impresionante muestra en pantalla de una de las manifestaciones artísticas más extraordinaria de nuestro país y que en este caso, si ha estado bien contextualizada. Este arte califal, taifa o nazarí se engloba en todo el período bajo medieval peninsular.

No se debe bajar la guardia

Con estas líneas, me gustaría demostrar a los lectores que siempre que vemos recreaciones históricas, ya bien sean ficticias o reales, hay que pasarlas por la criba de la veracidad y comprobar si realmente ese filme o serie es fiel en todos los sentidos.

Cierto que en pantalla luce mejor un carruaje de casi dos pisos y claveteado en oro pero siempre, y más en estos casos, se pueden crear ideas erróneas en el gran público que emponzoñen el conocimiento de la Historia del arte tal y como es.