Ya a estas alturas a nadie le es desconocida la cara de Bertín Osborne, quien se ha vuelto célebre por sus desafortunadas declaraciones. El presentador no ha sabido medirse con sus palabras y ahora, ha vuelto dar de qué hablar tras conversar con Roberto Álamo en su más reciente emisión televisiva. Como era de esperarse, la avalancha de las redes sociales no se hizo esperar y ahora, tenemos a un muy arrepentido Osborne, disculpándose por Twitter.

Y eso que todavía falta ver a José María Aznar en su programa, de acuerdo con VerTele; ¡a ver con que otra sorpresita nos sale para la próxima!

Su disculpa por Twitter no nos ha conmovido demasiado, ciertamente:

"Palabras desafortunadas que no acompañan el pensamiento, ni el sentimiento hacia los niños con autismo y sus familias", escribió este 16 de febrero del 2017.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Y es que no ha sido este el único desliz del que ha hecho gala frente a la audiencia. Tan solo por recordar algunos:

"Ya no se puede hacer chistes sobre mariquitas". Fue lo que mencionaba, en una entrevista para La Vanguardia en la que fue acompañado por su inseparable, Arévalo.

"Conservar los toros, la paella, la playa y el turismo"... como olvidar aquella ocasión en la que el presentador se mostró a favor de que los políticos conservaran sus toros y demás, pues de lo contrario "seríamos nosotros como los daneses".

"Tú eres la que sabe, ¿cómo van esas patatas?", fue lo que le preguntó a Sara Carbonero, periodista del ámbito deportivo y esposa del futbolista Iker Casillas; a quien ya antes había cuestionado respecto a las habilidades culinarias de su cónyuge. Machista y desagradable.

Y su última desafortunada declaración, en la que según sus propias palabras, las personas autistas eran "entes distintos". Esto último lo comentó en tanto conversaba con el actor Roberto Álamo, del desafío con el que se enfrentaban los padres de chicos en los que se presentaba dicha condición.

Vídeos destacados del día

Definitivamente Osborne sabe como hacerse notar, aunque sea a base de comentarios bastante polémicos.