En los minutos finales del pasado capítulo de Dragon Ball Super se dio un momento épico en la serie, el cual consiste en el asesinato de Zamasu a manos de Bills, sin embargo, no quedó confirmado en su totalidad el deceso del Kaioshin.

En la conversación que sostuvo Black con Zamasu en el futuro, hablaron sobre los deseos que habían pedido al dios Dragón, lo cual confirmaba que Zamasu había conseguido de esa forma la inmortalidad. Entonces, esto podría haber pasado en el presente debido a que nunca confirmaron si Zamasu había pedido el deseo. Para argumentar más esta hipótesis tenemos que recordar a Zamasu que nunca dudó en enfrentarse contra Bills, a pesar de las diferencias abismales de poderes, pensó que se podía zafar de esa situación.

Recordemos que en el manga 16 se confirmó la muerte de Bills junto con los demás dioses de la destrucción. Esta obsesión por exterminar a estas deidades puede haberse provocado por el encuentro que se había dado en el presente.

Ahora, analizando esta maldad infinita, la cual sabemos que fue impulsada por Son Goku, después de la batalla en el presente cuando Zamasu fue apabullado por el Saiyajin, entonces si seguimos esta lógica podría volver a provocarse lo mismo pero esta vez con los Kaioshin y los dioses de la destrucción, debido a que han tratado de interferir en sus planes en reiteradas ocasiones.

Como mencionamos en otra nota, empieza a tomar más fuerza que Gowasu, podría haberse unido a Zamasu y que éste mismo Kaioshin sea Black, debido a que puede haberse disgustado por la intromisión de Bills en un universo que no le compete.

Vídeos destacados del día

Wiss tuvo que grabar la sublevación de Zamasu para poder interferir, de esta manera no ser sancionado por Zeno-Sama, el rey de los 12 universos.

Recordemos que en los próximos capítulos se volverá a dar otro combate, sin embargo, se presume que Goku y compañía no fueron con un nuevo plan debido a que no se vio un entrenamiento, sólo se mencionó que Goku llevaría las semillas del ermitaño, proponiendo un plan que pareció una broma, más que una estrategia real.