Es obvio que la pareja oficial de la casa son Adara y Pol pero, aunque seguramente llegaremos a “no verles” hacer manitas bajo las mantas, no han sido ellos en estrenar el primer edredoning de esta edición número 17.

El primero no ha sido otro que… ¡¡Alain!! El concursante francés por el que suspiran todas las mujeres de la casa, fue pillado esta semana dándose amor a sí mismo bajo las sábanas. Meritxell y Candelas fueron quienes descubrieron una de las noches, sorprendidas, cómo el francés hacía un autoedredoning mientras el resto de compañeros dormía.

Alain se ha ganado el cariño de toda la casa gracias a su buena educación y a su trato amable, además de convertirse en el más deseado por todas las concursantes debido a su buen físico.

"Está fuerte y puede hacer contigo lo que le dé la gana además de la mirada que tiene, te mira y te hace trillizos", dijo Noelia en una ocasión, mientras hacía un repaso de los chicos de la casa junto con Miguel.

Después de lo ocurrido, además, las chicas han estado especulando si puede llegar a ser también un “empotrador” en la cama, como dijo Adara el otro día cuando Meritxell y Candelas le contaron lo que habían visto y oído por la noche. “¡Qué fuerte! ¡Estaba tocando la zambomba!, bromeó la azafata con sus compañeras.

Aunque lo cierto es que no es uno de los concursantes que más juego dan, Alain probablemente llegue lejos en el concurso gracias —más que al apoyo de la audiencia— a que sus compañeros se llevan bien con él y no le nominarán. Muchos aseguran que Alain es un mueble y que debería salir de la casa, para que se queden aquellos que nos proporcionan más horas de entretenimiento.

Vídeos destacados del día

Aunque no le falta razón a este argumento, también es verdad que no vienen mal concursantes como él, tranquilos y sensatos, que puedan calmar un poco los niveles de estrés cuando surgen las peleas y los conflictos. Alain podría considerarse un concursante neutro, a quien todos pueden acudir, más que un mueble. Porque si todos los concursantes fueran como Bárbara… ¿no creéis que seguramente no saldría ni uno vivo de la casa de Gran Hermano?