Un grupo de investigadores japoneses está trabajando en la fabricación de un ascensor para el espacio. Pronto realizará una primera prueba en el cosmos con una versión en miniatura.¿Se podrá ir al espacio pronto gracias a un ascensor? El concepto parece sacado de una serie de ciencia ficción o una película. Sin embargo, este es, de hecho, el futuro que quiere escribir Japón.

Space lift

La idea puesta en marcha por Japón [VIDEO]es bastante simple y está desarrollada por investigadores de la Universidad de Shizuoka. La próxima semana un cohete H-2B volará desde la isla de Tanegashima. A bordo, tendrá un sistema de elevadores de carga de dimensiones muy pequeñas.

Tendrán seis centímetros de largo, tres centímetros de ancho y tres centímetros de alto.

Después conectará dos mini satélites japoneses a lo largo de un cable de 10 metros y será filmado por cámaras fijadas en los satélites. La fecha de implementación del ISS [VIDEO] no se ha corregido todavía. Debería intervenir en los próximos meses. Esta es la primera vez que se sabe que una tecnología de este tipo se probará en el espacio.

La conquista del espacio

Fue mientras observaba la Torre Eiffel en 1895 que el investigador polaco Constantin Tsiolkovsky diseñó una torre de 36.000 kilómetros de altura, equipada con elevadores de carga destinados a transportar humanos y equipos en el espacio. Este proyecto loco, ahora ,requiere materiales increíblemente resistentes y flexibles que nadie tiene. Si algunos piensan en los nanotubos de carbono, aún parecen ser insuficientes, para absorber los más de 60 gigapascales de tensión que deberían afectar el ascensor.

Nada sirve por el momento para proyectar en el corto plazo. Es un concepto que todavía está muy lejos porque las tecnologías y los fondos para usarlo efectivamente aún no están ahí. Pero, en última instancia, es probable que el futuro de la conquista del espacio se juegue allí con un método mucho más económico a largo plazo que los cohetes para llevar personas o equipos al espacio.

Por su parte, la empresa de construcción Obayashi también está trabajando en el desarrollo de un ascensor, para los primeros turistas alrededor de 2050. Hace unos años, se hablaba de la tensión de un cable hecho de nanotubos de carbono.en el que la cabina se movería más de 96.000 km. Pero esta tecnología todavía está en su infancia, y hasta el momento el desarrollo de una varilla tan grande sigue siendo una teoría.