Son como de la familia, de la familia de todos los espectadores de ¡Boom!, porque los chicos de Uep!, el concurso presentado por Juanra Bonet que emite Antena 3 todas las tardes antes de su informativo de la noche, llevan ya 88 programas compitiendo, con más de 400.000 euros ganados y continúan en busca de un bote superior a 750.000, que se les resiste, que parece inalcanzable, pero que una vez estuvieron a punto de lograr.

Les falló no saber que los coprolitos son los excrementos fósiles. En realidad, uno de ellos conocía la respuesta, pero la mecánica del concurso obliga a que uno quede eliminado si no va desactivando las bombas con las respuestas correctas.

Xisco estaba excluido y no pudo completar las 15 preguntas de que consta la Bomba Final. 

Son mallorquines, tres hermanos y un amigo: Xavi, Neus y Cati Pericás, junto a su inseparable Xisco Salvá. Los Cuatro Fantásticos. Empezaron el 4 de febrero y desde entonces, además de dinero, la razón por la que todo concursante se la juega, han ganado cariño y fama. 

En Mallorca no hay quien no los reconozca. No solo son de allí sino que el nombre de su grupo es el típico saludo de su tierra, como si un inglés se autodenominara Hi!. Todo queda en casa. Y es bonito. Son una maravillosa publicidad para la isla porque son entrañables, encantadores y acumulan entre todos un saber genérico admirable. Dan ganas de ir a Mallorca habiendo allí gente como ellos.

Admiten que no estudian para intervenir en el concurso, que únicamente se mantienen al día de los acontecimientos que ocurren, datos concretos de cualquier tema que pueden salirles en las preguntas, desde cómo se llama el protagonista de tal serie o quién ganó el último Roland Garros. 

Los espectadores del programa han sido testigos de la sana rivalidad con la que los concursantes a los que se enfrentan acuden al mismo: alguno ha admitido, en tono irónico, que su intención era vengar a los equipos previos que no han conseguido arrebatar a Uep! su reinado.

Vídeos destacados del día

Pero ellos tampoco lo han logrado.

El día en que Uep! obtenga el ansiado bote, porque muchos esperamos que sean ellos quienes lo hagan, que se lo merecen, se les va a echar de menos. Ellos, es de imaginar, también extrañarán no seguir concursando, sintiendo esa adrenalina que recorre sus cuerpos en cada prueba, pero para entonces ya habrán hecho historia. De momento, son un equipo de leyenda.