Parece ser que últimamente se ha puesto de moda meterse en problemas con la Ley por culpa de las mascotas, en especial las de nuestros Famosos, y es que, después de que se destapara el escándalo desencadenado por los perros de Johnny Deep, esta vez el turno ha sido para la cantante Ariana Grande. Según informaciones del portal digital de "Antena 3", la artista habría estado a punto de ser arrestada para poder salvar la vida a sus mascotas en Inglaterra.

Todo comenzó con un polémico encuentro que se produjo entre la cantante y su familia con la policía, algo que podría haber terminado mucho peor de como realmente lo hizo.

Todos sabemos que Ariana se encuentra en plena gira, y esta vez el turno de los eventos es para el país inglés, a donde le acompañaban sus perros. Resultó ser que la chica se disponía a llegar a su próximo destino cuando la policía le prohibió el paso comunicándolo que estaba totalmente fuera de la ley que alguien viajase con sus animales en un autobús privado, algo que escandalizó a la americana.

La madre de Ariana no dudó en dejar constancia del altercado en su cuenta personal de la red social de Twitter. Según se ha podido conocer recientemente, en el país está totalmente prohibido que los perros viajen en el autobús, aunque en ningún momento se concreta nada acerca de la privacidad del vehículo. Es por ello por lo que la policía proponía el desalojo de los perros como única condición para que pudiese continuar.

Vídeos destacados del día

Tanta fue la polémica que causó la muchacha, que incluso las fuerzas de seguridad llegaron a amenazarla con que matarías a los animales.

En ese preciso instante, la artista apareció junto a su hermano pidiendo un poco de tranquilidad para lograr encontrar una solución al problema. Sin embargo, la policía se mostró totalmente inflexible ante su decisión y les dijo que o cumplían las normas o tendrían que arrestarles. La historia terminó con Frankie, el hermano de la ex de Big Sean, cogiendo a los animales y yendo a comisaría para solucionar todo y volver con su familia. Sin lugar a dudas, un susto que jamás olvidarán.