La modelo Bar Rafaeli está deseando poder encontrarse cara a cara con Shakira para poder tener la ocasión de hablar con la muchacha, ya que recientemente han salido a la luz unos rumores que hablan sobre un supuesto romance con el futbolista Gerard Piqué, pareja actual de la colombiana. Así es como nos ha informado el portal digital de La Prensa. Gracias a las palabras que la rubia israelí dedicó al programa "Cazamariposas" con motivo de su visita a la ciudad de Barcelona.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Pero estos escándalos no nos pillan desprevenidos, y el que Rafaeli habitualmente ya ha sido relacionada con diversos jugadores del Barcelona con anterioridad, lo que causó una gran revolución en el panorama.

Pero es que la noticia que más revuelo ha causado es el posible affaire que podría haber mantenido con Piqué cuando ya estaba manteniendo una relación con Shakira, madre de sus hijos y actual pareja. ¿Cómo reaccionará la intérprete de "Waka Waka" ante estas habladurías?

Con motivo de dicho evento, ambas acudieron y se encontraron, aunque no sabemos si finalmente se vieron cara a cara o si tomaron caminos separados. Por lo que respecta a la ex de Leonardo DiCaprio, está deseando encontrársela para poder tener la ocasión de hablar con ella al respecto. La top model ya aprovechó también habla hablar sobre su prometido Adi Ezra, con quien ha decidido asentar la cabeza de una vez por todas. Ella no puede definirle de otra manera que "su chico especial", y trata de mostrar el gran amor que siente hacia él cuando sale el tema.

Vídeos destacados del día

Ella, como asegura el diario El Mundo, espera poder casarse este mismo año, a pesar de no llevar ni siquiera un anillo de compromiso ni haber comenzado con los preparativos prenupciales. En cuanto a sus preferencial, dice que elegirá un vestido sencillo y que, aunque no tiene ninguna prisa, no hay nada que la haría más feliz que poder formar una familia. A punto de cumplir 30 años el próximo mes de junio, Bar se encuentra feliz de poder disfrutar de un momento de total plenitud tanto en el lado profesional como en el personal.