Casi desde la salida de Pedro Astorga y Romina Ansaldo de Amor a Prueba han sido diferentes y diversos los rumores que se propagaron respecto a su relación.

Antes incluso de que salieran habían voces que decían que estaban juntos solo para llegar a la final existiendo poca coherencia en dicho argumento puesto que Pedro y Romi hacía tiempo que estaban manteniendo su relación. No sucedió lo mismo con otras parejas como Michael Murtagh y Liz Emiliano, quienes (por lo menos a ojos de los espectadores) formalizaron su relación para poder acceder a la final del programa.

Pedro Astorga desde su entrada al Reality demostró tener una personalidad bastante diferente del resto de integrantes, aunque había de todo.

A pesar de ser un grandísimo competidor y poder presumir de su facilidad en las pruebas físicas, Astorga nunca se pavoneó de sus victoria ni cargó contra sus rivales. En el terreno de lo personal, Pedro es una persona a la que, según él mismo dijo; no le seducen las mujeres fáciles, y aquí es imprescindible tener en cuenta dos cosas para comprender su relación.

La primera que el ritmo y la forma de empezar una relación de Pedro es muy diferente de la que hemos podido observar en el resto de participantes; y la segunda es que las relaciones para Pedro se basan en pilares diferentes de los de muchas personas.

Respecto al primer término, recordemos que no fue hasta casi el final de Amor a prueba que Pedro ya se soltaba más con Romina. Al principio parecía como si la confianza para él fuera algo fundamental y, si nos fijamos en otras parejas con las que convivió; observamos que las relaciones que empiezan muy deprisa, también terminan pronto.

Vídeos destacados del día

En segundo lugar, da la impresión de que para Pedro lo importante no es el demostrarle a sus admiradores o al mundo que está con una mujer y colgar fotos en las redes sociales; sino que lo que surja sea algo bonito, independientemente del nombre que se le dé. Esto puede desconcertar a muchos pero, el hecho de conocer a una persona o que una persona guste puede desembocar en muchas cosas; y no todas las relaciones son del mismo tipo.

Parece que solo se entienden relaciones de "pololear" o "no pololear". Quedémonos con una frase de Pedro en Amor a Prueba, cuando dijo que él prefería no decir "te quiero" porque para él era una palabra muy fuerte. Según el propio Pedro (al menos a lo que hemos tenido acceso), no está pololeando con Romina Ansaldo, pero para quien haya entendido lo anteriormente expuesto, ¿y qué más da?

Lo que parece haber quedado claro es que como pareja y esencialmente como personas llevan un ritmo diferente y su relación es distinta. Se quieren y con los planes que Pedro tiene (de kayak y el mundial de rafting) en mente es difícil hacer proyectos a largo plazo y, según el chileno, prefieren ir día a día.

Es muy probable que al margen de todas las especulaciones la pareja lo que quiera es que los focos dejen de estar tan encima de ellos.