Kris Jenner no consigue salir de su asombro. El que fuera su marido durante nada más y nada menos que 22 años, Bruce Jenner, dejó de serlo hace tan solo unos cuantos meses, allá por septiembre de 2014. Con él tuvo a dos de las chicas más de moda actualmente en el panorama juvenil: Kendall Jenner y Kylie Jenner, y, además, el hombre aceptó adoptar a los cuatro hijos que la estadounidense había tenido con su anterior pareja: Kourtney Kardashian, Kim Kardashian, Khloé Kardashian y Rob Kardashian.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Pero es oro todo lo que reduce, como bien dice el refrán español. Y es que el ex-marido de Kris Jenner se ha percatado de que, pese a haber tenido toda la vida un cuerpo de hombre, en él había encerrado una mujer que ahora, en el año 2015 y a sus 65 años, ha decidido manifestarse definitivamente de una vez por todas.

Así, Bruce Jenner se ha presentado recientemente al mundo como Caitlyn Jenner. El que fuera un hombre se ha sometido a una operación para cambiar definitivamente el sexo con el que nació al que realmente siente que le corresponde, pasando a ser una mujer para siempre. Esto es algo que no puede dejar indiferente a nadie, y mucho menos a la propia Kris, quien ha reconocido que ya desde principios de los años 80 su ex-marido y padre de dos de sus hijas había tomado hormonas femeninas y sentía gran pasión por vestir con ropa de mujer.

Este hecho tal vez sorprendía a la Matriarca Kardashian, pero jamás le hizo sospechar lo que realmente acabaría pasando ahora, en el año 2015. La mujer no sale de su asombro y se muestra muy impactada por este flamante acontecimiento. Kris Jenner no es capaz de dejar de preguntarse el por qué, por qué el que fuera su marido decidió casarse y tener hijos con una mujer cuando la realidad era que él no estaba conforme con esa vida que no le correspondía en verdad.

Vídeos destacados del día

En una entrevista concedida para Vanity Fair, Kris asegura que su divorcio ha sido la experiencia más "pasivo-agresiva" que ha tenido en su vida, así como que nada le hacía sospechar este problema de sexo que, en realidad, nunca hizo manifiesto Bruce-Caitlyn durante tantos años de matrimonio y convivencia.