Según las estimaciones sobre la inmunidad ante el Coronavirus en España, solo el 5,2% de la población no corre riesgos de contagios. Si esto es así, Asturias estaría en una posición delicada, ya que solo el 1,6% de los habitantes serían inmunes. Esta brecha deja ver que el comportamiento del virus en las comunidades tiene repercusiones distintas que en las provincias. Muchas cosas influyen, incluso hasta el tipo de vida característico del algún lugar en específico.

España aún no está inmunizada

Ha sido el Ministerio de Sanidad que ha investigado a un nivel más profundo el verdadero alcance del coronavirus y junto con el Instituto ISCIII están estudiando desde finales de abril los efectos de los rebrotes en lo que se conoce el como el estudio en la segunda oleada.

La idea de esta investigación es establecer un porcentaje de habitantes con posibles anticuerpos y para la segunda semana de mayo se tenían algunas cifras. Se encontró que las personas inmunes que han producido IGg o inmunoglobulina g, son apenas un 5,2% de la población del país y aunque es una cantidad considerable, está muy lejos de que se pueda hablar de una inmunidad general. Esta idea era defendida por algunas personas sobre el contagio en masas para lograr producir anticuerpos en la población.

A pesar de esto, se pudo establecer que la propagación del virus ha menguado porque los datos obtenidos son muy semejantes a los de semanas anteriores. Esto indica un freno en la ola de contagios, lo que significa que no ha habido cantidades de personas considerables expuestas directamente a una fuente del virus.

En Asturias los números son favorables si se compara con otras regiones, ya que el 1,6% de la cantidad de habitantes del Principiado tienen anticuerpos. Esto refleja que el nivel de contagio es menor y la cantidad de personas que ya superaron la enfermedad desarrollaron anticuerpos aunque en un porcentaje menor al primer estudio donde los inmunes rodaban el 1,8%.

Provincias y Comunidades se contagian en proporciones diferentes

En las provincias es donde quizás las medidas deban vigilarse por lo que ha explicado Marina Pollán, directora del CNE. La directora ha informado de que las personas que anteriormente resultaron negativas en el test, semanas después dieron positivo con coronavirus.

Siendo así, la inmunidad en el país es muy poca y mientras no esté disponible una vacuna, el 5,2% de 47 millones de personas realmente no significa mucho. Según los estudios, para que un país esté inmunizado, el porcentaje debería rondar un 60% de la población y España está muy lejos de alcanzarlo por ahora. Mientras no exista la vacuna, solo se tienen las medidas de prevención, lo que implica un cuidado muy riguroso cuando se está en la calle y aplicar las medidas higiénicas lo más radicalmente posible.

La directora Pollán también concluye que del estudio se desprende que las provincias y las comunidades presentan diferencias considerables en cuanto al contagio. En las costas los infectados son muchos menos que en las zonas centrales del país.

Por ejemplo está el caso de Madrid, la prevalencia es hasta un 10% más que en las zonas alejadas. Según Fernando Simón, director del CCAES, en cuanto a los temidos asintomáticos, el estudio muestra que en la segunda oleada por lo menos el 30% no tenían síntomas y de estos, menos del 3% produjeron anticuerpos. Esto también pudiera significar que los asintomáticos no contagiaron a otras personas debido a que no tienen el virus en un estado potente.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!