Johnson & Johnson se enfrenta a otro escándalo que le ha ocasionado una elevada multa, unos 515 millones de euros, debido a las acusaciones en su contra sobre su influencia para que se consuman opiáceos en Oklahoma.

El consumo de opiáceos ha sido la principal causa de miles de personas fallecidas en los últimos 20 años en Oklahoma. Según el juez Thad Balkman, la empresa deberá pagar por todos los problemas que por culpa de ellos ocurrieron en ese estado.

Además, ha sido el propio fiscal de Oklahoma, Mike Hunter quien desde hace un par de años había acusado formalmente a Johnson & Johnson por promover ese tipo de fármacos de manera indiscriminada.

Johnson & Johnson se defiende de las acusaciones

Por su parte, Johnson & Johnson se defiende de las acusaciones y según el propio abogado de la empresa, son las autoridades quien han fallado debido a una mala interpretación de los estatutos referentes a esos fármacos.

Otras compañías que también han sido acusadas de promover el uso de opiáceos en Oklahoma son Purdue Pharma y Teva, quienes prefirieron llegar a un acuerdo económico para responder por los daños ocasionados que ir a un juicio.

Según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, han sido unas 47.000 personas fallecidas en el año 2017 debido al mal uso de ese fármaco, incluso aquellas que sí fueron recetadas por médicos.

Las acusaciones que se han establecido contra estas grandes empresas se basan en que han inundado a EEUU con estos fármacos y de esta manera han estimulado la adición a ellos. Al parecer influyeron para que de manera descontrolada los opiáceos llegaran a manos de la personas y en muchos casos se crearon adicciones con consecuencia fatales.

Oklahoma no es el único afectado por los opiáceos

Sería la primera vez que un hecho de esta magnitud y con tantos miles de muertos origina la condena a una empresa farmacéutica y se haga de conocimiento público.

Oklahoma está gravemente afectado por las supuestas actuaciones de estas empresas y ahora tendrán que enfrentarse a la ley, aunque Johnson & Johnson decida mantener su postura debe afrontar las consecuencias y más aún en vista de que las otras dos compañías asumieron los hechos.

La cantidad de fallecidos supuestamente por consecuencias derivadas del uso de estos fármacos es alarmante y prácticamente es un problema de salud pública, tanto así que otros estados y ciudades también ha presentado denuncias por el uso excesivo de estos medicamentos y la crisis que están ocasionando en la sociedad norteamericana.

Aunque Johnson & Johnson piensa que las autoridades están malinterpretado la ley, habrá que esperar el desenlace de todo este proceso y las implicaciones que tendrá para la empresa de ahora en adelante y la reacción de consumidor común que se ha visto afectado por este tipo de acciones que atentan contra la salud.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más