Viajar es un placer que muchos disfrutan, puede ser un fin de semana luego de una larga jornada laboral, o simplemente planificar esas esperadas vacaciones familiares. Según sea el caso, viajar es viajar y trae al mismo tiempo una larga lista de cosas qué hacer, pero más si tienes Niños pequeños.

El nacimiento de un hijo es sinónimo de felicidad, la familia creció, pero si aún son pequeños y viajar es parte de tu vida ¡no temas! puedes seguir disfrutando cada nueva aventura tomando algunas medidas, no solo para pasarlo bien, sino pensando en la nutrición que el niño necesita y más si no estarás en casa.

Viajar con niños pequeños no es difícil, solo sigue estos consejos ¡Es muy fácil!

La primera preocupación que invade al momento de viajar con un niño pequeño es ¿cómo hacer con la comida? Su alimentación es importante y no contar con los recursos para brindarle lo mejor aun en medio de unas vacaciones puede ser contraproducente. Sin embargo, siguiendo algunos consejos no habrá motivo ni excusas para no salir en busca de una siguiente aventura.

  • Mantén los mismos horarios o rutinas

Seguramente ahora tu hijo tiene un horario para comer sus comidas fuertes y también sus meriendas, de ser así es importante seguir manteniendo el mismo ritmo conservando un menú balanceado. Recuerda que los hábitos alimenticios son importantes para el desarrollo mental y físico.

  • Lactancia materna exclusiva

Muchas madres solo alimentan a sus hijos con leche materna, sobre todo si son muy pequeños por lo que su alimentación no es una preocupación, pero en el caso de la madre sí, debido a que debe comer sanamente para seguir garantizándole a su hijo los nutrientes necesarios para el crecimiento.

  • Si vas en avión puedes llevar su comida

Cuando se viaja con un niño pequeño en un avión no hay ningún problema en llevar su comida o su biberón, según sea el caso. Lo importante es la previa organización de tener todo lo que él o ella pueda necesitar a la mano. De igual manera, si son pequeños, asegúrate de llevar un chupete para evitar la presión de los oídos cuando el avión despega y aterriza.

También es importante estar atentos mientras comen sus alimentos.

  • Al cumplir los 6 meses inician los nuevos sabores

Si tienes algún viaje organizado y tu hijo está cerca de iniciar en la nueva aventura de los sabores introduciendo la comida sólida, solo debes asegurarte de tener todo preparado para que a tu bebé no le falte su comida en caso de alguna salida, llevando suficiente cantidad que el bebé pueda requerir, así como purés o papilla. Piensa siempre en cuánto tiempo estarás paseando o toma precauciones en caso de imprevistos. Es mejor que sobre comida y no que falte.

En conclusión, la travesía de viajar con un bebé o un niño pequeño va a requerir del esfuerzo de los padres para garantizarle al pequeño un viaje también placentero, donde juntos en familia disfrutarán de momentos inolvidables sin tener que preocuparse por nada, todo es cuestión de prevenir, tener todo bajo control, ¡A disfrutar!

Sigue la página Historias
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!