¿Crees que las canas desempeñan alguna función? Un reciente estudio publicado en la revista científica PLOS Biology ha confirmado la sospecha de que las canas se producen cuando el cuerpo ha experimentado un fuerte estrés fisiológico.

Sin embargo, la investigación liderada por Melissa Harris, doctora en Biología de la Universidad de Alabama en Birminghan, va más allá, ya que abre la puerta a nuevas mejoras en el tratamiento de las enfermedades autoinmunes, y en concreto, en aquellas relacionados con la pigmentación como es el caso del vitíligo y la psoriasis.

¿Y qué se ha hallado sobre las canas?

Este ensayo en ratones, en el que han colaborado los Instituyos Nacionales de Salud de EE.UU, tenía como objeto escrutar el comportamiento de las células madre sometidas al envejecimiento y lo que ha constatado es que ante una amenaza externa, materializada en una posible infección o en un periodo prolongado de estrés, las células inmunes se activan libernado interferón. Precisamente, este tipo de proteína en interacción con las células madre de los melanocitos provoca que estos dejen de producir melanina, la encargada de aportar pigmentación a nuestra piel y cabello.

Así mismo, se ha sabido que el interferón modifica la expresión de algunos genes como mecanismo de defensa frente a las infecciones, con lo que algunas personas con mayor predisposición a las canas se ven avocadas a que, tras una enfermedad o episodio de desgaste mental exigente, su cabello claree.

Esta evidencia no es una medida estandarizable, ya que aquellas personas cuyos melanocitos logren producir una proteína alternativa, la MITF, podrán neutralizan la presencia de las canas.

Los melanocitos y el vitíligo

Probablemente este nuevo conocimiento sobre las canas y las células inmunes te resulte poco interesante.

No obstante, su relevancia radica en que ciertas enfermedades autoinmunes comparten sus patrones de reproducción con los protagonistas de esta investigación, los melanocitos.

Ahora se conoce mejor cómo abordar, por ejemplo, la despigmentación que caracteriza al vitiligo. Esta patología cursa parches blancos en la piel, generalmente simétricos, en ambos lados del cuerpo que causan graves trastornos psicológicos.

Suele estar asociada a otra enfermedad autoinmune como la celiaquía, la diabetes mellitus tipo II, la tiroiditis de Hashimoto, la artritis reumatoide o la psoriasis.

Como ves, esta investigación ha dado con la clave para proseguir analizando, esta vez con ensayos en humanos, las posibles alternativas en el tratamiento y calidad de vida de los afectados por enfermedades autoinmunes.

Sigue la página Historias
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!