Los tumores cerebrales son los responsables de una gran cantidad de muertes en el mundo. Cada año son diagnosticados con tumores cerebrales más de 1.000.000 de personas. Es más terrible cuando el tumor alcanza un gran tamaño y es por eso que debes tener en consideración los siguientes síntomas para evitar que este tumor siga creciendo en tu cerebro.

1. Múltiples dolores de cabeza que se van agravando

En una persona previamente sana, los dolores de cabeza que se intensifican en frecuencia y dolor, especialmente cuando se asocian con náuseas y vómitos, son el síntoma más común. Pueden ser menos severos, pero se quedan por mucho tiempo.

Eso sugiere que hay una presión elevada dentro del cráneo, lo que podría indicar que algo está creciendo en el cerebro.

Clásicamente, los dolores de cabeza son peores al despertar en la mañana, pero ese no siempre es el caso. A veces, áreas específicas de la cabeza se ven más afectadas que otras. Los dolores de cabeza que provienen de un tumor en crecimiento generalmente no responden a medicamentos para el dolor de cabeza como la aspirina.

Aunque la mayoría de los dolores de cabeza no representan tumores cerebrales. Todo el mundo tiene dolores de cabeza por lo que cualquier persona con dolor de cabeza no debería preocuparse por tener un tumor cerebral, los dolores de cabeza persistentes y que empeoran acompañados por otros síntomas son los que deben ser controlados.

2. Falta de equilibrio y un agotamiento físico persistente

Una persona puede tener dificultades para caminar o mantenerse en equilibrio. Puede notar cambios en la movilidad del cuerpo o las extremidades. Es posible que dejes caer las cosas de tus manos, no ser capaz de atarte los zapatos o abrocharte una camisa.

La gente lo puede ver como torpeza, pero puede ser algo serio.

3. Tu visión se ve afectada

Los signos problemáticos pueden incluir visión borrosa, visión doble, sensibilidad extrema a la luz o incomodidad con mucho movimiento ocular. Un tumor cerebral también puede dañar las fibras que conectan los ojos con la parte posterior del cerebro, provocando un corte en el campo visual, o manchas negras en la visión.

De repente puedes comenzar a chocar con las paredes u otros objetos porque ya no los ves.

4. Presentar crisis convulsiones

No todas las convulsiones significan que tienes un tumor, pero los tumores definitivamente pueden causar convulsiones. Pueden presentarse una serie de movimientos involuntarios, como si la persona estuviera presentando un síndrome de abstinencia. Si presentas este síntoma debes acudir de inmediato a tu centro de salud más cercano.

5. Grandes cambios en el estado mental y confusión de las personas o de la realidad

Las familias pueden notar cambios sutiles, pero claramente anormales en el comportamiento de una persona: un ser querido puede dejar la estufa encendida algo que nunca había hecho, o puede perderse conduciendo en un vecindario que conocía a la perfección.

Los tumores cerebrales causan cambios de personalidad en las personas, convirtiendo a un cónyuge cariñoso en un extraño agresivo, o transformar a un pilar de la familia en alguien desinteresado. Es un caso poco común, pero preocupante.

El tratamiento para combatir los tumores cerebrales

Los pacientes con tumores malignos, como el glioblastoma, se someten a cirugía para eliminar el crecimiento visible, luego reciben radiación y quimioterapia. Los tumores benignos pueden requerir solo cirugía. Los pacientes con glioblastoma pueden usar Optune, un dispositivo tipo cápsula que envía una corriente eléctrica de baja dosis a través del cerebro y ofrece una ventaja de supervivencia. Pero se necesitan más avances en este campo.

Sigue la página Historias
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!