¿Crees en la efectividad de los denominados "superalimentos"? Probablemente profundizar en los múltiples beneficios del Cordyceps Sinensis como contrastado revitalizante físico, mental y sexual te haga cambiar de parecer. Esta seta entomopatológica crece en el interior de un insecto y se alimenta de él hasta matarlo. Es un viejo conocido de la medicina tradicional china y tibetana, ya que necesita de las altas planicies del Tíbet, Nepal o de la provincia china de Sichuan para poder prosperar.

Inhibidor del cáncer y del virus del SIDA

El ácido cordicéptico, glutámico y la cordicepina representan los principales principios activos de este hongo descubierto por los pastores trashumantes chinos, al que llaman "gusano de invierno y hierba de verano".

Su contenido, rico en vitaminas, minerales, aminoácidos, polisacáridos y proteínas, ha sido objeto de numerosos estudios. Los resultados son, cuanto menos, esperanzadores.

Las investigaciones practicadas en China y Japón con pacientes afectados por cáncer de vesícula, renal, de colon o de pulmón han evidenciado, en un 46 %, un empequeñecimiento del tumor y un aumento en el recuento de los leucoticos, mitigando así los efectos secundarios de la quimioterapia.

En línea con lo anterior, un estudio publicado en el Chinese Journal of Integrated Traditional and Western Medicine demuestra la contribución del extracto de Cordyceps en el incremento de las células inmunes. En personas sanas en un 74 % y en enfermos de leucemia y melanoma en un 400 %.

No menos sorprendente es lo descubierto por un ensayo realizado en Ghana en 2004. A una muestra de 3.000 enfermos de SIDA, en una fase muy incipiente, se le administró extracto de Cordyceps y al cabo de 6 meses ninguno de ellos presentaba evidencias del virus en la sangre. Por lo que se sabe, la explicación radica en la facultad de este hongo para neutralizar la acción de la transcriptasa.

Un potente antioxidante y vigorizante sexual

Aunque no lo creas sus beneficios no quedan aquí: se trata de un conocido antibiótico natural, especialmente efectivo contra los bacilos Clostiridium, Streptococcus o Pasteurella y con la ventaja de no dañar la flora intestinal.

Así mismo, su ingesta regular consigue aliviar los síntomas del EPOC, el asma o la bronquitis al mejorar la absorción del oxígeno y la resistencia a la fatiga debida a la dificultad para respirar.

Esta mejor ventilación, junto a su aporte de antioxidantes, ha convertido a esta seta en protagonista de muchos suplementos para deportistas de élite.

Asociado a su capacidad para retardar el envejecimiento, el extracto de Cordyceps logra paliar la ansiedad, el insomnio, los olvidos o mareos. Para los asiáticos es su "viagra natural", ya que se ha demostrado que aumenta la líbido, así como el recuento de espermatozoides al estimular la producción de óxido nítrico.

Completan la batería de bondades de este alimento:

  • Mejora la función cardíaca.
  • Protege el hígado, los riñones y la médula ósea sometida a radioterapia.
  • Regula el colesterol.
  • Hace descender la hipertensión.
  • Revierte los estados anémicos y depresivos.
  • Es un incipiente aliado en la lucha contra las adiciones. A la espera de ser testado mediante estudios científicos, se sabe que una de sus moléculas actúa como antagonista frente a los receptores de opiáceos pudiendo convertirse en un interesante recurso para superar la adicción al tabaco o a las drogas.

Como ves, el Cordyceps atesora infinidad de beneficios que han despertado el interés de la comunidad científica universal.

No es de extrañar, ¿verdad?

Sigue la página Historias
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!